Sistema equilibrante.

    Hay infinidad de maneras sobre como establecer sistemas sociales equilibrantes y se me han ocurrido ideas de como montar unas estructuras básicas que no necesariamente tiene que ser la única forma en que es posible.

    Comencemos con lo referente al colectivo y al individuo, los aspectos material y social. Usare un ejemplo para ilustrar la importancia de ambos, antes de proceder a dar detalles sobre como abordar esos aspectos.

Ejemplo del colectivismo.

    Hay 10 monitos que luego de buscar que comer en el día y con hambre encuentran un árbol de mango. El mango tiene 10 sabrosos mangos. Van los monitos al árbol y cada cual agarra un mango y los monitos felices. En eso alguien los esta observando y decide que quiere estudiar el comportamiento de los monitos y capturarlo en video, así que el día siguiente, deja diez mangos mas, y así, día a día los monitos toman un mango, hasta que el que coloca los mangos se quedo sin la especie de mango habitual y en lugar de mangos normales, puso mangos mas sabrosos, mas maduros, y mas grandes.

    Los monitos disfrutaban tanto del mango que los mas fuertes querían dos o tres mangos, los mas débiles no tenían que comer y viéndose en peligro por no comer se agruparon y atacaban a los fuertes no para compartir, sino para comerse los mangos, y así comenzaron a morir, unos de hambre, unos peleando por los mangos, y los mas fuertes de infecciones producto de pelear y lo que eran 10 monitos felices terminaron siendo solo 4 monitos asesinos todos. La culpa no es de los monitos, ni de los mangos, sino del hambre y la desesperación por no tener mango.

    Cuando no hay abundancia, cuando hay escasez, o se comparte o se pelea, y si a algún grupo le falta lo esencial el hambre, la desesperación, el dolor y la angustia se encargan de llamar a la violencia.

    La moraleja es que a veces es bueno compartir para que no se descomponga la sociedad.

Ejemplo del individualismo.

   
Otro grupo de monitos encontraron cuatro árboles de mango y cada árbol estaba cargado con no menos de cuarenta mangos cada uno, había otro árbol de mango lejos, mas pequeño, dentro de la finca de un humano. Los diez monitos de este grupo estaban felices, había una cantidad abundante de mangos y el árbol estaba produciendo aun mas. Era tanto mango que los monitos se aburrían de comer mango y en eso a un monito, candidato a ser jefe del grupo quiso demostrar su valentía, su valor y fue a la finca del humano, se moneo por la cerca y se lastimo, corrió muy asustado del perro, brinco al árbol y espero a que el perro fuera a comer. Tomo un mango y lo lanzo, bajo, corrió, tomo el mango y lo volvió a lanzar y así lo tiro sobre la cerca y se subió a ella antes de que el perro lo alcanzara.

    Cuando llego a donde los demás monitos mostrando su mango muy alegre viene un monito mas grande y se lo arrebata, entonces los demás monitos se molestaron de que le quitaran el mango al campeón obligaron al monito mas fuerte a devolverle su mango al campeón que lo agarro porque se lo merece y mango había en abundancia.

El equilibrio relativo entre el merito y la supervivencia.

   
El merito es un lujo cuando lo que esta de por medio es la supervivencia, nadie se muere por no tener meritos, pero el hambre y todas las cosas que esta causa puede transformar a un ser normal en una bestia, en un demonio. Como vera no existe ninguna formula genérica para decir cuando el compartir es bueno y cuando el merito es bueno, eso es relativo a cada situación de acuerdo al momento y las circunstancias es que se presenten.

    Quien no recibe meritos se deprime, pero el que no come se come a su vecino, hay que tener mucho cuidado con la descomposición social, cuna de la bestia humana que puede llegar incluso hasta el canibalismo. En algunos seres la conciencia de equilibrio esta tan dañada que no tienen ningún impedimento en cometer actos de barbarie y una de esas cosas que dañan a la mente es el hambre y la miseria. Si eso sucediera en un organismo vivo se diría que ese organismo desarrollo un tumor, un cáncer y de igual forma pueden haber cáncer social porque cada individuo es una célula dentro de su sociedad.

Carrera por ser el mas loco.

    Los intelectualistas polarizan y separan al individuo del colectivo y forma dos bandos de extremistas, hijos del extremismo intelectual. El primer monstruo es el individualismo, los que llamo los putrefactores o agentes cancerigenos. Son los que están de acuerdo que aquellos que no estén en estado optimo sean literalmente desechados para dejar que se pudran, lo cual de hecho a veces sucede y luego se quejan del resultado de la podrición que ellos mismos incentivaron y lanzan una guerra contra la podrición en la medida que continúan pudriendo en un conflicto que pudiera ser eterno y a mi manera de ver es sumamente sádico.

    Los no competentes son desechados, los no competentes pasan hambre y miseria, los no competentes son cambiados por el hambre y la miseria y dañados caen en la barbarie, los no competentes terminan siendo asesinados por los mismos que los desecharon porque son guerrilleros, terroristas, o cualquier tipo de bárbaro, cuando no son mas que el resultado de autoría intelectual del sector intelectualista y la mala idea de dejar que sectores de la sociedad se pudran.

    Del otro extremo están los ultra colectivistas, empujando a la sociedad para que las libertades individuales dejen de existir y todo se convierta en una especie de grupo religioso donde todos son fanáticos, donde el merito se suprima y la iniciativa no sea premiada o haciendo que sea muy difícil el resurgir de grupos con nuevas ideas. En otras palabras, llegan hasta el punto en que el individuo es el esclavo de la sociedad, donde nada le pertenece en un sistema propenso a la corrupción.

    Los individualistas alimentan a esas dos facciones de extremistas, unos porque creen que el individuo debe ser esclavo de la sociedad y el otro porque cree en la ley del mas fuerte, es así de simple.

    Los dos, tantos los individualistas como los colectivistas son fundamentalistas extremistas, hijos del intelecto extremista y son demasiado exagerados. Esta bien que a veces el compartir sea bueno, esta bien que a veces el merito es bueno, pero pretender que el individuo o el colectivo desaparezca ya es enfermizo.

    Por eso para los equilibrantes tanto los individualistas como los colectivistas son parte del sistema intelectualista, el cual es el autor intelectual de esas posiciones ideológicas tan exageradas y extremistas. Seria como pretender que todo el mundo sea blanco o negro. Para un equilibrante los individualistas pertenecen al ámbito de el intelecto material, mientras que los colectivistas son del ámbito intelecto espiritual, un equilibrante es espiritual, material e intelectual y por ende esta en un plano diferente. Eso explica porque un equilibrante no es parte del sistema izquierdo, centro o derecha intelectualista, sino que tienen su propia dimensión ideológica.

Principios de una sociedad equilibrante.

    Los sistemas equilibrantes tienen dos posiciones básicas que los caracterizan frente a otros tipos de sistemas. Esas posiciones se pueden llamar principios generales y son muy sencillos, el primero lo llamamos piso y el segundo techo.

    El piso es la base social y consiste en que todos los miembros de la sociedad tengan acceso garantizado a sus necesidades básicas de vida, como lo son la comida, la vivienda, la salud y la educación indiferentemente del hecho de que el individuo sea flojo, no quiera trabajar, etc. En una sociedad equilibrante no hay ninguna excusa, repito, no hay ninguna excusa para que algún individuo sea lanzado al limbo, al basurero, al cáncer o como quieran llamarlo por muchas razones, entre ellas porque muchas células sanas pudieran dañarse y la otra porque es un derecho que se da como recompensa al estricto, repito, estricto sistema de control natal que tienen los sistemas equilibrantes.

    El control natal se fija según los recursos disponibles para la subsistencia de esa sociedad. Por ejemplo seria absurdo que si una localidad puede sustentar mil personas dejar que la población crezca a dos mil quinientas y que parte de la población mate a la otra por culpa del hambre y sus derivados. Una sociedad sabia y equilibrante no crece mas allá de los recursos disponibles. A cambio de ese control natal la sociedad equilibrante le garantiza a cada ser que nace sus condiciones mínimas de vida de manera que dicha sociedad no genera cáncer desde su centro político e intelectual. Dicho sistema no existe en el mundo para cuando yo escribí esto, quizás exista en un futuro lejano.

    El segundo principio es el techo del el máximo individualismo y eso significa que en una sociedad equilibrante hay un tope de riqueza material y no sucede como en un sistema de oscuridad en la cual es posible crear individuos con súper fortunas en medio de una gran miseria, eso no seria nada equilibrante, obviamente. El techo es un monto alto que es definido por el común de la sociedad y si hay libertad de empresa, iniciativa, etc como en cualquier sociedad de libertad intelectual pero hay un techo y si el techo es sobrepasado los impuestos aumentan cada vez mas a la medida que mas se pasa hasta que se vuelve totalmente inviable sobrepasar el techo. En términos de sociedad equilibrante eso seria como la atmósfera económica.

    Sociedades planificadas, donde a nadie le falta nada porque sobrevivir es un derecho y los recursos son bien administrados. Sociedades donde todos tengan la libertad para demostrar su valor, para tener mas que los demás y ser ricos si pueden sin que el individualismo termine siendo la madre de las ideologías con la publicidad mejor pagada... Sociedades así están desarrolladas y seria un placer nacer en ellas y si a eso le sumamos el principio triple equilibrante todos sus individuos se forman como almas integras y felices en todos los aspectos del alma, eso estimado lector es nada menos que el paraíso y eso es exactamente el tipo de sociedad que no existe en el mundo, para cuando yo escribí esto. Hay que hacer notar que en ese mundo hay pobres y ricos, pero no en extremos enfermizos y el derecho se resume en tres palabras: Derecho a vivir.

    Vivimos en un mundo donde la gente todavía no entiende que la naturaleza es limitada y que por ende el crecimiento humano también debe serlo así como el extremo del egoísmo y el extremo colectivismo o bien la pobreza y la riqueza, todo en exceso genera extremismo y ese extremismo termina destruyendo a la humanidad y dividiendo al alma humana.

    Esperemos que en un futuro lejano la humanidad por fin llegue a estar en un mundo equilibrante y lleguen todas las almas a la tierra prometida por la evolución, a una sociedad muy evolucionada en este planeta. Lamentablemente colocar topes arriba y abajo y desarrollarse según las capacidades reales de la naturaleza todavía están muy lejos de el alcance de la mayoría de la humanidad que sigue siendo esencialmente primitiva y en eso no hemos cambiado en nada desde la prehistoria. Un ser humano madura cuando se da cuenta de sus limites, esperemos que la humanidad también madure. Por ahora es muy temprano para hablar de sociedades equilibrantes, cuando casi ni hay equilibrantes, por eso los equilibrantes deben alejarse de la política al comienzo de los tiempos y dedicarse a ampliar la dimensión equilibrante.