Globalización de los intelectualistas.

    El intelectualismo es simplemente el extremismo del ámbito Intelectual, donde lo intelectual vale mas que el equilibrio del alma y por ende el equilibrio es considerado un error, una falta de lógica ante lo intelectual. Como todo tipo de extremismo es anti equilibrante y por ende anti humano porque estimula los extremos del alma y no su integridad.

    Hay distintos tipos de intelectualistas, los inocentes externos los cuales llamo los dormidos y los que deliberadamente estimulan al intelectualismo conociendo el daño que eso puede causar al alma, los cuales llamaría los dementes o demonios.

    Los equilibrantes no creen en la supremacía del ámbito intelectual sobre los demás aspectos del alma, sino que creen que el aspecto espiritual, el aspecto material y el aspecto intelectual deben estar en relativo equilibrio y ese razonamiento les da otro plano de existencia intelectual, en otro orden de ideas llamadas de alma equilibrante.

    El sistema de los intelectualistas trata de clasificar toda ideología que surja para alimentar el control de las mismas por los extremistas de las ideas. Ellos separan al individuo del colectivo, la preservación del sistema intelectual de su propia regeneración, ellos polarizan toda idea que pueda significar equilibrio entre los aspectos del alma para destruir ese equilibrio y colocar encima de ello al ámbito intelectual y así buscar provecho con sus organizaciones intelectuales.

    Todas las ideas políticas que existen bajo el sistema intelectualista son infiltrables por los mismos. Un intelectualista es mas extremista intelectual que individualista o colectivista, que materialista o espiritual, ellos ponen al ámbito intelectual por encima de la política, o la religión e infectan a todo sistema intelectual en todos los partidos políticos y todas las religiones que existan bajo su control.

    Cuando un sector intelectualista falla, como consecuencia del extremismo propio de ellos mismos, se forman movimientos de resistencia a ese extremismo. Los intelectualistas rápidamente se encargan de catalogar y tratar de encausar esa fuerza de resistencia y limitarla con ideas y así le dan un nombre y una doctrina al movimiento de resistencia y acto seguido proceden a crear instituciones que representen a esa nueva ideología, que es lo que denomino las globalizadoras intelectualistas.

    Así es como las rebeliones y revoluciones son convertidas en doctrinas y de allí pasan a grupos globales donde se acumulan muchos grupos bajo esa doctrina y en el centro de esos grupos lo que hay es un núcleo de intelectualismo, como un portal donde todos los demás miembros son seducidos al poder del intelecto y convirtiéndolos en intelectualistas. Es así como una revolución que ha sido causada por el extremismo intelectual termina siendo encausada por los intelectualistas para promover el extremismo intelectual y así infectar a las revoluciones nacientes con la idea de la supremacía intelectual y no la del equilibrio humano aun cuando casi todas las revoluciones son expresiones de búsqueda del equilibrio humano.

    Supongamos que el sector intelectualista se vuelve marcadamente materialista y eso afecta severamente al ámbito espiritual, de las relaciones humanas, de la sociedad como un colectivo causando un poderoso individualismo que amenaza con fragmentar a toda la sociedad como a un espejo roto bajo la ley del mas fuerte. A ese extremismo le saldrá una explosión del ámbito espiritual, mejor conocido como una explosión social, hecha por individuos que tienen serias deficiencias en su ámbito espiritual y que lo necesitan para sobrevivir. A esa explosión se le denomina revolución.

    Acto seguido a la revolución viene la etapa de canalización y clasificación, en el cual los intelectualistas buscan primero tratar de demostrar que la revolución esta basada en lo ilógico, después intentan implementar a como de lugar unas reglas y una estructura ideológica que limite el alcance de la revolución en un proceso de creación de doctrinas ideológicas.

    Una vez creadas las doctrinas tratan de que todos se pongan de acuerdo en ellas y se dedican a organizar distintos grupos representativos del colectivo. Acto seguido los grupos son reunidos por medio de globalizadoras, desde las cuales se tiene mejor control de los grupos, las doctrinas y por ende de los grupos que exigen equilibrio. En el caso de que el individualismo sea la causa entonces crean una doctrina colectivista y crean a una gran globalizadora de esa doctrina colectivista para resaltar lo bueno y bonito que es el colectivismo. La globalizadora entonces monta su centro ideológico global con una fuerte tendencia intelectualista desde donde va intentando seducir a los dirigentes de los grupos al poder del intelecto, transformándolos en intelectualistas.

    Es así como hábilmente una revolución o explosión social es canalizada, centralizada e infectada por exactamente la misma causa que fue la que creo todo el problema, el cual es el extremismo intelectual.

    Por eso se debe saber que las globalizadoras de doctrinas intelectualistas son puntos de control e infección que crea aun mas intelectualistas que van perdiendo su concepto de política, de patria, de religión y así de todo aspecto que tenga que ver con el ámbito espiritual e incluso material para entregarse al extremismo intelectual. Es importante entender que el extremismo intelectual esta sobre cualquier sistema ideológico administrado por esos intelectualistas porque la única lealtad que es natural en ellos es con el intelecto y al ser extremistas causan todo tipo de desordenes y desequilibrios entre el común de el colectivo. El extremismo provoca revolución, que es una demanda de equilibrio, luego van los intelectualistas a infectar esa revolución para de nuevo provocar a futuro otra revolución causada por el extremismo intelectual.

    Hay que tener cuidado y alejarse de las globalizadoras intelectualistas, los cuales son nidos de extremistas intelectuales y a su vez causa de serios desequilibrios en el ser humano, desde el colectivo hasta en el alma. Esta claro que si no se tiene conciencia de el triple equilibrio una gran cantidad de personas pueden sentirse tentadas a volverse extremistas intelectuales y ni se darían cuenta de eso porque sus conciencias están dormidas, porque no tienen concepto de la integridad del alma y son solo marionetas del sistema intelectual con un alma oscura y al no ser equilibrantes y trabajar para fomentar el extremismo intelectual son anti equilibrio humano, lo cual es simplemente ser anti humanos ya que no conciben al ser humano como algo lógico y es frecuente que promuevan al ser humano común como una bestia porque carece de extremismo ideológico.

    Es inútil tratar de detener a los Intelectualistas con sus propias ideologías y en su propio sistema, lo único que se lograría es que cambien de forma e infecten a toda ideología que se les resista y para ello tienen formidables poderes de magia oscura. Sin embargo como hasta el extremo tiene sus limites la conciencia de equilibrio puede presentarse de manera inconciente y en casos excepcionales de evolución en forma conciente en los equilibrantes de alma despierta.

    La conciencia es la percepción del equilibrio y es la mejor forma de percibir al extremismo con la gracia de que el equilibrio es tan infinito como el extremismo, todos los cuales son igualmente relativos. Son como dos dimensiones distintas de un mismo universo ideológico. Los equilibrantes son parte del fin del mundo de ideas intelectualistas para el comienzo del mundo de las ideas equilibrantes.

    Las ideas equilibrantes del alma no son una doctrina mas del sistema Intelectualista, son ideas que tienen su propio sistema y su propia dimensión.