Descalificación Intelectualista.

    Una de las características típicas de aquellos que han hecho del culto al intelecto su razón de ser es despreciar a todo intelecto que el mismo no controle o comprenda. Se ha visto muchas veces a lo largo de la historia, sobre todo en sistemas religiosos donde estaba prohibido incluso hacer descubrimientos que retaran a la ideología imperante. El desprecio es un atributo de todo extremista, eso es cierto, pero en el extremista intelectual hay el interés de provocar a intelectuales sanos para que dejen posiciones equilibradas y así ser tentados a tomar posiciones extremistas. La idea final es tratar de convencer que aquellos que siguen causas humanistas son en realidad producto de la casualidad o de un accidente y que carece de un intelecto serio. En tal sentido la misma esencia humana para ellos es ilógico y eso es muy peligroso porque terminan en su demencia destruyendo al ser humano, se convierten en demonios del intelecto.

    Analicemos el porque sucede el ataque de los intelectualistas a los humanistas. En primer lugar tomemos que el ser humano es en una tercera parte lógico, una tercera parte es susceptible a la lógica o no y la ultima parte de el es neutral en lógica. El aspecto intelectual es solo uno de tres partes del ser humano por lo cual si se trata de meter al ser humano en sistemas exclusivamente intelectuales se terminara efectivamente destruyendo al individuo, ya que hay que considerar que también tiene espíritu de convivencia y un aspecto material, así como instintos. Empujar al ser humano a ser solo intelecto puede llevar a serias deficiencias espirituales y materiales que pueden terminar en la destrucción de las personas afectas y llevarlas a la demencia. Hay muchos síntomas, por ejemplo una afección típica de los intelectualistas con serias deficiencias espirituales de convivencia puede ser propenso a lo material y las drogas.

    Normalmente la seducción de los intelectualistas a intelectuales sanos con el pretexto de que la causa humanista es ilógica puede tener una fuerza suficiente como para seducir a intelectuales en toda una sociedad, desde maestros hasta medios de comunicación, sobre todo si hay dinero de por medio. Ellos evocan al intelectual, le dicen que es un ser superior y que el mismo debería estar en la cima de la sociedad y unirse a los intentos de el intelecto superior o sistema para crear una vida mejor para la gente irracional. Estrategia que muchas veces funciona y es el engaño de los intelectualistas hacen a la gente sana. Hay que tener mucho cuidado con las estrategias de infección que usan los intelectualistas, seduciendo, comprando gente sana para extremar su intelecto, para explotarlos, para llevarlos a la locura, para convertirlos en extremistas que terminan por considerar que el resto de la humanidad esta demente porque no es puramente ideológica.

    Normalmente el ataque de un intelectualista es insalvable y muy poderoso, tanto que un ser humano de intelecto neutro o normal casi siempre cae en la mentira intelectualista y eso explica porque se expande tanto la enfermedad. Un agente del sistema intelectualista es por lo general una maquina inhumana muy diestra y rápida, bien controlada por la maquinaria del sistema pero en el fondo son unos extremistas inhumanos, difíciles de detectar porque no necesariamente matan o destruyen pero si enferman al alma rompiendo el equilibrio humano.

    Veamos algunos ejemplos de un ataque intelectualista de seducción y de los argumentos que usan para absorber intelectuales sanos y convertirlos en idolatras de un sistema anti humanos (anti equilibrio e integridad del alma). Aquí demostraremos la interacción entre dos sistemas intelectualistas en conflicto, hay que recordar que para el equilibrante todo el sistemas intelectualista es obsoleto, porque todos los sistemas solo dividen al alma humana y sus tres aspectos, sean doctrinas políticas de derecha, izquierda, centro intelectualista, capitalismo, socialismo, comunismo, etc.

Denuncian antisemitismo del presidente Chávez en Estados Unidos.

    Todo ataque masivo contra políticas y estrategias intelectualistas será asociado como un ataque contra el judaísmo intelectualista para que dicho acto se convierta no solo en un ataque contra el extremismo intelectual sino también como un ataque contra la espiritualidad de todo un pueblo. Es una estrategia que ha resultado muy útil a los intelectualistas, sobre todo en Estados Unidos, que lamentablemente tiene una infección de intelectualistas realmente aterrante. Toda queja al sistema intelectualista es canalizado a un llamado "izquierda" muy hábilmente y desde allí insertan doctrinas para acabar con la religión de modo que la derecha intelectualista puede acusar a la izquierda de ser anti religioso y lo mas impresionante es que las victimas asumen el papel que el intelectualismo les da. Los intelectualistas tratan de canalizar las denuncias contra ellos como si se tratara de una denuncia contra una religión, usando religiones enteras como escudos para protegerse. El Intelectualista frecuentemente usa a la religión como su concha, y muchos hartos del intelectualismo se estrellan contra esa concha. Son muy hábiles los intelectualistas pero no son invencibles si se usa ideología equilibrante.

El proyecto bolivariano no tiene doctrina revolucionaria.

    Un proyecto de sociedad no debe tener doctrina intelectual que lo rija bajo un sistema intelectualista. Lo espiritual, lo material, nunca será doctrinario, por ejemplo no se puede medir la inteligencia de una piedra o una hoja de árbol. Como los Intelectualistas puros no saben que el ser humano en sociedad no es adoctrinable desprecian a toda la sociedad, simplemente porque son incapaces de controlarla intelectualmente. Sin embargo hay que recordar que no toda ideología es intelectualista, y no todas las doctrinas son intelectualistas, hay algunas que son relativistas, y otras que han avanzado mas allá para ser ideología equilibrante relativista que puede incluso tener una base doctrinaria y lógica mucho mas sólida que el sistema de los intelectualistas. Pero en un mundo sin equilibrantes, ellos hacen y deshacen siendo frenados solo por la reacción de rechazo de las personas cuando cometen lamentables actos de extremismo. Solo los equilibrantes tienen la capacidad, astucia y fuerza para enfrentar a los intelectualistas en su propia magia, el ámbito intelectual. El detalle es que el proyecto bolivariano no es equilibrante y eso es lo que los intelectualistas piensan aprovechar al usar eso como pretexto para despreciar a dicho proyecto y tener argumentos para captar a nuevos incautos entre los intelectuales del movimiento bolivariano, procediendo efectivamente a infectar ese sistema. vean lo peligro que los intelectualistas pueden ser y como se ocultan en cualquier ideología, son gusanos de la ideología.

Destacan retrocesos en la libertad de expresión venezolana.

    La libertad de expresión a la que se refieren es la libertad a la manipulación intelectual y al poder de los intelectualistas de dominar a la sociedad. Esa supuesta libertad de expresión no tiene relación alguna con la intención de estimular el criterio propio de la sociedad y por ende la inteligencia del colectivo sino muy al contrario ellos pretenden ser la inteligencia colectiva y los demás individuos solo seres caóticos, manipulables e ilógicos. La libertad para pensar es para ellos un atropello a la libertad de expresión de los intelectualistas.

El contexto ha orientado lo ideológico.

    Eso es un argumento viejo, que dice que la sociedad no se guía en forma inteligente sino que deriva a mil desastres porque no hubo suficientes intelectuales que supieran encausar la situación. Es parte de esa idea de que el mundo necesita mas intelectuales brillantes para poder sobrevivir y dejarse llevar por esas mentes sin cuestionar su sabiduría. Para el equilibrante el contexto hace a lo ideológico, porque es relativista, adaptable, equilibrante y por ende para un equilibrante lo ideológico no hace al contexto, sino todo lo contrario, lo ideológico nace de los aspectos del universo. Vean la enorme diferencia que hay entre el sistema intelectualista y el sistema equilibrante.

Venezuela fue señalada en informe anual sobre ataques a la prensa del Centro de Protección de Periodistas.

    Toda sociedad que se resista al intelectualismo imperante será señalado como violador de la libertad de los intelectualistas. Como no conozco al primer periodista hasta esta fecha que sea equilibrante puedo decir que simplemente el acto, el hecho de resistirse a cualquier forma de extremismo intelectual es considerado por los intelectualistas como una ofensa y ataque a sus libertades. Para un equilibrante la libertad intelectual es relativo a su entorno, eso permite que sepan distinguir cuando es el momento de hablar, callar y ocultarse ya que el equilibrante sabe que el intelecto tiene limites naturales en lo espiritual y lo material, aspectos que también debe considerar en todo momento para poder ser un alma integral.

    Para detectar a los intelectualistas hay que entrar en sintonía con el equilibrio del alma, desconectar la política, desconectar las ideologías del sistema intelectualista, hay que desconectar preferencias ideológicas porque pueden estar infectando incluso nuestra religión y lo que consideramos mas sagrado. Será por eso que un equilibrante es un errante, porque se desconecta del mundo para ver su propio equilibrio, quizás por eso es que Moisés tuvo que subir al Monte Sinai para recibir los mandamientos de el equilibrio de su pueblo.

    Si quieres ser equilibrante debes entender que el sistema ideológico equilibrante es totalmente diferente a el intelectualista, dejar de creer fanáticamente en toda ideología y enfocarte en el equilibrio del alma según tu perspectiva relativa, porque lo haces es por ti. Al pasar un tiempo así comienzas a ver que los intelectualistas están metidos incluso en las cosas que mas amamos, en aquello que nos es mas sagrado, se siente mal es cierto pero es mejor para el alma detectar donde están los extremistas anti humano para poder evolucionar al alma y así a toda la sociedad. Debemos siempre tomar en consideración que en toda ideología que no tenga ideas equilibrantes hay el riego de que exista una infección masiva de intelectualistas, por eso a veces hay que desconectarse de ellas para pensar en equilibrio o usar una ideología equilibrante.