Política y triple equilibrio.

    El principio equilibrante permite pertenecer a cualquier partido político y otras formas de organización ideológica social. Sin embargo no hay que confundir la doctrina política antigua con los principios del triple equilibrio porque de hecho son totalmente distintas.

    En el momento en que la mayoría de las doctrinas filosóficas crearon las reglas y filosofías políticas, a ninguno de los filósofos de aquel entonces les importo el triple equilibrio, para decirlo de otra forma no consideraron la posibilidad de que el aspecto social-espiritual, intelectual y material pudieran llegar a un equilibrio, simplemente obviaron eso y le pasaron por encima a eso ignorándolo. Así crearon a todo un mundo ideológico que para nada le importo el triple equilibrio y por ende se entiende que todo eso que se construyo en tiempos de ideas de extremo sea insoluble con la ideología triple equilibrante. Para ponerlo en forma mas clara, las ideas de oscuridad equilibrante negaron a la luz equilibrante y por ende simplemente no son compatibles.

    La ideología triple equilibrante no viene a actualizar el sistema filosófico actual o a ser una parte mas de el, allí hay un error de percepción, ni tampoco viene a revolucionar las ideas, la ideología triple equilibrante marca un antes y un después, para el equilibrante existe el ante-equilibrio y el pos-equilibrio, así como la era histórica y la prehistórica el equilibrante marca los tiempos como la era de la ideología antes y después de la ideología equilibrante.

    Para detallar como se siente ser un ideólogo triple equilibrante, consideremos que todo el conjunto de filosofías y hasta la filosofía en si de los tiempos no equilibrantes, pasando por todas las doctrinas, ideológicas comunes y políticas quedan todas marcadas por el anti-equilibrio, o sea era filosofía que carecía de triple equilibrio. Eso quiere decir que Aristóteles, Platón, democracia, comunismo o bueno todo el conjunto de conceptos ideológicos quedan algo así como conceptos prehistóricos para el equilibrante, aunque necesario seria usar una palabra como preequilibro para describirlo con mas exactitud. Y es que si a esos pensadores para nada les importo el triple equilibrio, entonces habría que preguntarse si es justo que los a triple equilibrantes les importe ellos. Todos ellos de la edad no equilibrante pertenecen a una especie de etapa oscura de la humanidad, una humanidad a la que poco le importo el equilibrio y mucho menos el triple equilibrio, quizás estaban demasiado ocupados autoproclamándose embajadores de la verdad.

    Habrá gente que se equivoca, cree que el triple equilibrante es un anexo del sistema filosófico antiguo no equilibrante y eso no es así, de hecho los filósofos de ideología no equilibrante ni siquiera reconocen a los equilibrantes como filósofos, y voy aun mas allá, ni siquiera el concepto de filosofía es el mismo y por ende entenderá la profunda diferencia muy marcada entre los ideólogos equilibrantes y aquellos que no lo son. No es una revolución porque no se trata de cambiar el sistema antiguo, en verdad que no. Tampoco se trata de adaptar el antiguo sistema y lo que es mas ni siquiera se busca conservar el antiguo sistema, es un principio, es comenzar desde cero y comenzar desde cero implica dejar de lado todo y comenzar de nuevo bajo la ideología equilibrante, es una evolución, donde lo antiguo queda obsoleto y todo se actualiza.

    Por eso cuando me preguntan que pienso yo de la democracia, de el comunismo, del socialismo, del capitalismo, del fundamentalismo, etc, yo respondería con una sencilla pregunta: ¿Les importo a los que crearon esas doctrinas el triple equilibrio? Si la respuesta es no, pues, no hay mas que hablar, lo meto todo en el mismo saco y le pongo unas letras que digan: Ideología no equilibrante. Y lo meto todo en el closet o en el baúl de los recuerdos.

    Una de las diferencias mas marcadas de los equilibrantes a los filósofos de antigua es que los equilibrantes no son creyentes en la supremacía intelectual sino que tratan al intelecto como parte del alma entera y sujeto a equilibrio con los demás aspectos del alma. Apenas se toca la puerta a las diferencias se nota que son muy distintos y tocar la puerta es nombrar a la filosofía como un todo, es describir que es la filosofía. Para un equilibrante la filosofía es simple y sencillamente organizar ideas, la inteligencia es la capacidad para hacer filosofía, o sea la capacidad para organizar ideas y por ende todo ser inteligente es un filosofo así como es cierto que todo ser inteligente hace uso de la inteligencia, en verdad es muy sencillo, quizás demasiado. Pero vaya usted a tocar la puerta a los filósofos no equilibrantes y vea por usted mismo como comienza las consecuencias de una sobre dosis intelectual, usted va a buscar un concepto de la filosofía y lo que se encuentra es con un remolino de ideas y a la final no consigue lo que busca dando como resultado que simplemente no hay concepto de la filosofía para ellos y es que ellos no pensaron que el intelecto desequilibrado puede causar un remolino interminable de ideas que giran en torno al equilibrio relativo y si ellos no reconocen al triple equilibrio pues los triple equilibrantes tampoco a ellos, por eso se produce el antes y el después.

    Así que si viene gente a hablarme de sistemas políticos con ideología antigua yo simplemente les digo que para mi todo eso es lo mismo, el mismo péndulo en posiciones diferentes, la misma moneda con diferentes caras, para mi todos son iguales en el hecho de que a ninguna de esas doctrinas les importo el triple equilibrio y por ende poco me pueden importar esas doctrinas, sobre todo si son simplemente historia repetida y mirando como el péndulo se mueve de derecha a izquierda y viceversa en verdad me parece absurdo, prefiero enfocarme en el soporte del péndulo, en la búsqueda del equilibrio que lleva al triple equilibrio del alma, los demás que sigan en el tick-tack del péndulo de la historia en un mundo que trata de equilibrarse sin que a nadie le importe, demasiado ocupados peleando entre ellos como para buscar la integridad del alma, defendiendo sus ideologías pero no importándoles la ideología equilibrante. Yo prefiero ignorar lo viejo y no equilibrante y enfocarme en lo equilibrante y seguir el ritmo del equilibrio que estará siempre creándose, hasta el infinito. Por eso, todo lo que es filosofía no equilibrante para mi es cosa del pasado y lo dejo en un libro cerrado para comenzar uno totalmente diferente, una dimensión filosófica distinta.

    Por eso y para concluir, si me preguntan de sistemas políticos actuales, no les extrañe que yo responda diciendo algo así como que no me interesa saber de doctrinas prehistóricas y respondo así porque se que los ideólogos no equilibrantes dirán que la ideología equilibrante es insoportable. No busco defender ni acusar doctrinas no equilibrantes, mi función es dedicarme a la ideología equilibrante y dejar atrás a la era de la inconciencia equilibrante.

    No busco continuar, revolucionar, reparar, actualizar, mejorar, criticar, dañar o cambiar al antiguo sistema ideológico no equilibrante, busco hacer algo totalmente diferente en un espacio totalmente separado, es así de simple. No se trata de comenzar de nuevo, es retomar el cause universal y un camino que siempre ha estado allí pero que no se veía por la gran cantidad de ideólogos a los cuales sus ideas siempre fueron mas importantes que el equilibrio de ellos mismos y si poco les importo el equilibrio integral del alma y la esencia humana, no se como quieren que les explique que para mi todos son lo mismo, todos son oscuridad ante los ojos del equilibrante y claro que se puede juzgar cualquier ideología pero se juzga según el equilibrio resultante aun si se trata de ideología no equilibrante.