El lujo y el equilibrio.

El lujo es un tema tan variable y cambiante que hace falta una ideología en búsqueda constante del equilibrio capaz de mutar en su forma o lo que es lo mismo una ideología relativa para poder tratarlo, ya que el lujo muchas veces es una cuestión de percepción y es relativa a cada quien.

Un equilibrante busca su equilibrio interno y eso conlleva a el equilibrio social. Para buscar compatibilidad con los demás, en especial con los que carecen de bienes materiales significativos un equilibrante debe abstenerse de mostrar desconsideración hacia los demás. Muchos materialistas hablan demasiado de la palabra envidia, pero el caso es que sea como sea la envidia no es un factor para lograr equilibrio y mucho menos para lograr comunicación espiritual-social con la sociedad. El lujo dificulta la capacidad del equilibrante para pasar desapercibido y solo cierra puertas ante las mayorías ya que el lujo genera interés y no valores sociales. Lujo bajo el prisma en que lo estoy usando aquí es sencillamente algo material que tiene una carga materialista alta, lo cual pudiese causar desequilibrios. Para los materialistas por lo general la palabra desconsideración simplemente no existe y en su lugar ha puesto la palabra envidia para protegerse.

Por supuesto que como todo materialismo el lujo se mide según las características de el entorno donde se este midiendo, es un concepto bastante relativo porque hay que tomar en consideración cuales son los demás aspectos que rodean ese aparente exceso de materialismo. En general se trata de no hacer uso de un material que denote un exceso de materialismo de acuerdo a la situación que se este presentando ya que un lujo en una circunstancia pudiese no se lujo en otra pero para eso esta el equilibrante, para darse cuenta de los ámbitos y los excesos. Es difícil tener tan siquiera un concepto de lo que es un exceso de materialismo cuando no se tiene ni concepto de equilibrio por eso el concepto de lujo de los equilibrantes es distinto al concepto de lujo de los no equilibrantes porque ellos ven lujo en las cosas costosas, un modo muy simplista para apreciar un exceso de materialismo en el triple equilibrio y por ende son visiones diferentes. Como ejemplo pondré a un poderoso computador. En una fiesta de amigos muchos de ellos pueden pensar que la maquina en que están jugando un video juego es un lujo para su propietario porque vale muchísimo dinero en la circunstancia del video juego, pero si bien puede ser un lujo en esas condiciones esa misma maquina como servidor de una red de computadoras que demanda mucha potencia ya deja de ser un lujo sino una maquina diseñada para soportar la carga de una red y así tener una función clara dentro de la red con una capacidad justificada para ejecutar programas que requieren de una maquina así, allí no es un lujo, no importa si sigue siendo muy costosa simplemente porque ya no seria un exceso de materialismo sino una maquina con una función equilibrada.

Un equilibrante debe evitar el lujo para favorecerse de la libertad espiritual-social e intelectual que eso le confiere así como la compatibilidad entre la mayoría de sus semejantes pero al mismo tiempo debe saber que la percepción del lujo cambia según los ámbitos presentes en determinada circunstancia. Un objeto de por si no es un lujo, es el desequilibrio relativo el que lo hace tener un exceso de materialismo y una cosa que puede parecer tener exceso de materialismo pudiese no parecerlo al siguiente instante y viceversa y eso lo sabe un equilibrante por eso el concepto de lujo para esa persona cambia según la situación donde se esta analizando el exceso material. Para entenderlo con un simple ejemplo piensen en el calor y en el exceso de calor y se dará cuenta que exceso de calor no significa una temperatura precisa y exacta sino que hay exceso de calor dependiendo de aquello a lo cual le estamos aplicando el calor. Claro que no es lo mismo el exceso de calor que permitió que el hielo se derritiera a el exceso de calor que derritió el acero y en ambos casos hubo excesos pero las temperaturas fueron totalmente distintas. Así es el lujo, en ciertas circunstancias el lujo muestra un exceso de materialismo y en unas circunstancias diferentes el primer exceso puede parecer insignificante ante una segunda muestra de lujo en otra situación, pero aunque el valor del lujo era mas alto el lujo sigue existiendo como un exceso porque el lujo no se mide por su valor sino por las circunstancias que lo rodean y la habilidad para entender esas circunstancias hacen que los equilibrantes tengan una humildad dinámica y adaptable o bien se puede decir una consideración puntual.

El equilibrante debe entender las consecuencias que le pueden traer mostrar exceso de materialismo en todas las situaciones y debe adaptarse a las condiciones cambiantes dentro del triple equilibrio. Un lujo ahora puede no serlo al siguiente instante y el equilibrante debe apreciar ese cambio para proceder a su nuevo punto de equilibrio mientras que los que no tienen concepto de equilibrio ni siquiera se dan cuenta del exceso de materialismo.

La envidia no ayuda para nada, no importa cual sea la razón por la cual fue generada, no importa quien tenga la razón, simplemente la envidia no es un buen conducto para la compatibilidad social y hay que ser muy raro para buscar equilibrio con el aspecto social provocando envidia en los demás. A los extremistas no les importa la envidia de los demás hacia ellos porque ellos no buscan compatibilidad o equilibrio con lo social ya que se creen superiores o inferiores y eso se nota mucho cuando parecen no conocer el significado de la palabra humildad y la palabra desconsideración. Para enfocarlo desde el punto de vista mas simple, un materialista se orienta hacia la supremacía material, si no posee esa supremacía entonces se deprime o se vuelve agresivo porque no posee esa supremacía, en cambio el equilibrante no busca supremacía material sino el equilibrio de lo material con los demás aspectos del alma y por eso es que son esencialmente diferentes. Un equilibrante, al no ser devoto de la supremacía puede hacerse pasar por uno mas del común sin que los complejos le afecten y puede incluso ocultar su naturaleza equilibrante para pasar inadvertido entre extremistas y el lujo puede interferir en esa habilidad y entorpecer la parte comunicacional y social con los demás individuos.

Todo equilibrante debe tener la habilidad para pasar desapercibido ideológicamente porque es una forma natural de protegerse de los extremistas y es posible que se reúnan en sociedades secretas porque su enfoque triple equilibrante es distinto a la de la clásica forma de pensar monocromática al cual nada le importa el factor equilibrio. Parte de tener la habilidad para adaptarse tiene que ver con la habilidad para hablar con individuos de cualquier status social y de usar objetos de cualquier clase social sin sentirse acomplejado, eso es lo que significa tener espiritualidad o espíritu social y es un aspecto del triple equilibrio.

Hay que evitar el lujo para facilitar la comunicación social, el lujo cambiara de forma y el equilibrante se adaptara rápidamente a las circunstancias. El lujo es relativo y eso no es problema porque los equilibrantes también son relativos. Los equilibrantes son triple relativos.