Derechos humanos.

    Para los equilibrantes los derechos humanos están basados en el derecho que tiene cada ser humano para disfrutar de la integridad de su existencia, o lo que es lo mismo para tener una vida triple equilibrada. Es un concepto muy distinto al derecho humano de los Intelectualistas que consiste en imponer un patrón de conducta a los demás.

    Los triple equilibrantes no usan los derechos humanos como un armamento de guerra para fomentar crisis entre grupos humanos sino que es un medio de consenso donde se buscan puntos comunes y no conflictos, ya que de otro modo se puede atropellar, interferir, y hasta provocar guerras en nombre de derechos humanos, o sea violar derechos humanos en nombre de derechos humanos, algo que es absurdo.

    De todos los derechos humanos los dos puntos mas importantes son la alimentación y la salud, siendo el menos importante y quizás no un derecho humano como tal es la libertad de expresión, ya que se puede vivir sin esta pero no se puede vivir sin alimento ni se puede vivir sin salud, por eso hay derechos humanos de máxima prioridad para la vida y otros que son secundarios y no representan salvar vidas. Claro esta que para los Intelectualistas, obviamente el primer derecho es el derecho a pensar y expresarse, pero eso nunca debe tener mas prioridad que el derecho a la alimentación y a la salud porque de nada sirve expresarse libremente mientras se muere de hambre o enfermedad.

    La forma mas fácil para detectar a los falsos profetas de los derechos humanos es ver cual es el equilibrio entre los derechos humanos que pregonan y los deberes humanos que apoyan. Si defienden solo los derechos humanos pero no promocionan los deberes humanos entonces están en presencia de un grupo intelectualista de derechos humanos que atropella al ser humano a conveniencia. Los derechos humanos no tienen fundamento si no existen los deberes humanos, de la misma forma que no se puede retirar dinero de una cuenta en el banco si no se ha hecho un deposito, por ende la mitad del esfuerzo de conseguir derechos humanos esta en fortalecer los deberes humanos.

    En la actualidad hay muchos centros Intelectualistas de derechos humanos no equilibrados que a veces hacen mas daño que si no existieran, son usados por ejemplo solo para fines ideológicos, como es natural en los Intelectualistas y no se toman en cuenta cosas mas importantes como la alimentación, la salud, la educación y el equilibrio entre los deberes y los derechos humanos. Si un grupo de derechos humanos pone primero los derechos nada vitales del intelecto por encima de las necesidades básicas de la vida entonces se esta en presencia de un grupo de derechos anti-humanos, o sea un grupo que promueve el intelectualismo.

    Ahora veamos cuales son los deberes humanos, que son la base de los derechos humanos y sin los cuales no tienen sustento. Son varios, y depende de la sociedad, yo solo mencionare algunos.

El deber familiar.

    Un individuo tiene el deber de formar una pareja estable en la medida que le sea posible para fomentar el núcleo social mas elemental, una familia, que no necesariamente tiene que tener hijos. La planificación familiar es importante y el control natal es sumamente importante en un mundo donde hay mas personas que lo que la naturaleza pueda soportar.

    Cuando yo veo un grupo que supuestamente apoya a los derechos humanos que no se pronuncia por el control natal inmediatamente lo califico de falso, porque el crecimiento descontrolado y abusivo de la población es precisamente una de las causas y madre de los abusos a los derechos humanos.

El deber social.

    Los seres humanos tienen un deber para con la sociedad que los parió y de la cual recibe todas las comodidades, tecnología y conocimiento. Entre los deberes sociales están obviamente el comportarse cívicamente sin tomar actitudes criminales lo cual es anti social y para ello se han creado las leyes. Sin embargo existe el deber de contribuir con la sociedad que va mas allá de el pago de los impuestos y el sobrevivir y eso abarca todo lo que signifique ser un buen ciudadano en su sociedad.

El deber político.

    Toda persona tiene el deber de pensar en ideas que mejores la sociedad y participar en la sociedad con sus ideas así como también tiene el deber de estimular el equilibrio de las ideas constructivas en la sociedad y eso es algo que solo se puede lograr con ideología triple equilibrante, ya que son ideología intelectualista solo se promocionan ideas de confrontación en búsqueda de el conflicto y la superioridad y no el consenso y la participación. Se puede denominar el deber del pensamiento equilibrado. Un individuo que no participe en las ideas de su sociedad o busque destruir las mismas es un antisocial intelectual.

Tanques de guerra Intelectualistas o pistolas de ideas.

    Se debe tener mucho cuidado con aquellos organismos intelectualistas que utilizan a los derechos humanos en desequilibrio como munición para tanques de guerra ideológicos o pistolas de ideas, buscando dañar el conjunto de ideologías de una sociedad. Desde luego la mejor defensa que se tiene ante ese tipo de ataques es el deber de la participación política, el cual llena de vida los huecos causados por los ataques. Por ende promocionar la participación a todo nivel sirve para sanar a la sociedad en búsqueda de consenso ideológico, algo que es típico de los equilibrantes.

    Una forma de combatir estos ataques es con sistemas de participación equilibrantes, como lo son foros, sistemas de comunicación electrónicos en masa (chat) y sobre todo los centros de ideología equilibrante que usan los prisma de ideas, el cual es la defensa por excelencia contra los ataques intelectualistas, porque para ataques intelectualistas el escudo es los prisma y si aparte de eso el prisma es triple equilibrante pues el grupo esta blindado. A los Intelectualistas no se les combate con ideas, sino con triple equilibrio y eso es la esencia del ser humano.

    Si bien es cierto que todos los profetas son promotores de derechos humanos también es cierto que hay profetas falsos, que no promueven el triple equilibrio y que son intelectualistas y la forma de detectarlos es con la palabra y acción del equilibrio del alma, la luz de toda la existencia universal. Por eso hay que tener cuidado con muchos de esos supuestos defensores de derechos humanos que parecen mas bien organismos que le exigen derechos al ser humano y no al contrario, el ser humano recibiendo el fruto de sus deberes humanos.

Los derechos humanos y los deberes que los integran.

   
Los deberes y derechos humanos abarcan la integridad de la existencia porque el ser humano es un producto del universo y tiene alma integra. Por supuesto que se usan los principios de la estrella alma para separar los derechos y deberes humanos. Los derechos humanos, al ser producto del alma humana también tiene ámbitos de triple equilibrio. Veamos a continuación algunos derechos humanos, los deberes que le dan sentido y el ámbito al cual pertenecen. Ante todo hay que recordar que el derecho humano es un fruto del árbol de los deberes humanos, por eso yo llamo a los deberes el árbol y a los derechos el fruto.

En el ámbito Espiritual.

El árbol de los Deberes humanos.

    El ámbito espiritual abarca las relaciones entre los seres humanos. Los deberes son todos los deberes sociales, desde la conformación de una familia estable hasta las mas elementales normas de convivencia (Las leyes de la sociedad), pasando por el respeto a sus semejantes mas allá de las leyes y el respeto a la planificación familiar, que en un mundo súper poblado incluye el control natal. Entre los deberes están los deberes no materiales, por ejemplo convivir no es dar dinero, es algo espiritual, de la misma forma apoyar a la sociedad en todos los ámbitos, mas allá de solo dinero es también un aporte social, hay que recordar que hay tres ámbitos, del cual el dinero es apenas uno de los tres ámbitos.

    Un individuo debe aportar espiritual, material e intelectualmente a su sociedad, así como la sociedad le dará valores espirituales, materiales e intelectuales. Por eso es que solo pagar impuestos no basta, es solo material y son tres los ámbitos que se reciben, por ende son tres los que se deben aportar.

El fruto de los Derechos humanos.

    El fruto de los derechos humanos en una sociedad con un árbol de deberes humanos sano son los derechos que tienen que ver con la participación social, en este caso cubriendo el derecho a la salud, el cual es el primero de los derechos sociales. La medicina es el primer fruto de el derecho espiritual, creado por el conocimiento conjunto de miles de personas y el cual es posible gracias al conocimiento acumulado de la sociedad.

    El segundo derecho es el derecho a la participación social, que abarca mucho mas de lo que se conoce como democracia, pero de nada sirve el derecho si no se practica como un deber y ese deber es el deber de buscar consenso social, y no conflicto intelectual, algo que no entienden los intelectualistas. Claro que la participación social debe ajustarse al árbol de las leyes y uno cumple las leyes para que la sociedad de el fruto de beneficios colectivos, o sea uno se porta bien y la sociedad se porta bien con uno, de esa forma el deber social alimenta los derechos sociales.

    La libertad de expresión no es un derecho humano, es producto del deber de la participación social, por ejemplo si no cumples las leyes no tienes derecho a la libertad de expresión, como seria el caso de tener la libertad para promocionar imágenes de pornografía infantil por ejemplo, eso va contra las leyes y por ende en ese caso no es un derecho. La libertad de expresión es parte de el derecho de participación social, pero no es un derecho humano vital y nunca debe poner en juego la aplicación de el conjunto de los derechos humanos esenciales, los cuales son vitales para la vida. por ejemplo la libertad de expresión no debe poner el juego la alimentación del colectivo, porque la falta de libertad de expresión no mata, la inanición si.

En el ámbito Material.

El árbol de los Deberes humanos.

    En este árbol están los impuestos monetarios, uno de los tres tipos de impuestos, ya que hay impuestos espirituales e intelectuales también. Los impuestos se deben ajustar de acuerdo a las necesidades de toda la sociedad.

El fruto de los Derechos humanos.


   
El fruto de los impuestos es el disfrute de el gasto social en servicios y bienes como escuelas, vías de transporte, y demás cosas que se compra la sociedad como un bien colectivo producto del pago de los impuestos. Si se le suma una cantidad de valor espiritual se fortalece el árbol de la salud, pero en este ámbito el derecho primordial es el derecho a la alimentación. En otras palabras, si el pago de los impuestos no lleva a los miembros de la sociedad a alimentarse como un derecho, entonces esa sociedad ha fracasado.

En el ámbito Intelectual.


El árbol de los Deberes humanos.

    En este árbol los miembros de la sociedad aportan conocimiento acumulado de la sociedad como si se tratara de un impuesto, algo que lamentablemente no hace ninguna sociedad en la actualidad como una practica común. Sin embargo si hay movimientos de personas que aportar conocimiento de manera gratuita pero nunca como un impuesto. Quizás en el futuro se vean sociedades así de avanzadas pero para ello se va a requerir una buena plataforma informática.

El fruto de los Derechos humanos.

    El fruto de el árbol de deberes intelectuales es el derecho a la educación.

La libertad de expresión.

   
La libertad de expresión no es un derecho humano para los equilibrantes, porque para comenzar no existe un árbol de expresión ni hay de donde retirar el fruto. Hay tres impuestos, uno espiritual, uno material y uno intelectual de donde nace el fruto de la salud, la participación social, la comida y la educación. Por eso la libertad de expresión no es un derecho humano, es parte de un derecho humano, es parte del derecho humano a la participación social, perteneciente a el ámbito espiritual colectivo y por ende esa expresión debe seguir las normas sociales, algo que le molesta mucho a los intelectualistas, pero una cosa es libertad de participación social y otra libertad para ser extremista intelectual.

    Por lo tanto para un equilibrante no existe el derecho humano a la libertad de expresión, sino que la libertad de expresión es parte de el derecho humano a la participación social el cual se nace de el deber humano de integrarse a su sociedad, algo muy diferente a la libertad de expresión que profesan los intelectualistas que solo quieren libertad para ser extremistas intelectuales muchas veces dañando la convivencia entre los ciudadanos y en ese caso la libertad de expresión lejos de ser un derecho daña y perjudica el derecho humano a los demás. Los derechos humanos no se autodestruyen, por eso la libertad de expresión no es un derecho humano, es un producto del derecho humano a la participación social fruto del deber social de los individuos.

    Yo a veces para evitar conflictos digo que la libertad de expresión es un derecho humano, pero solo para evitar problemas, sin embargo se que todo derecho humano es fruto de un deber humano y el fruto es la participación social, no la libertad de expresión, la libertad de expresión es relativa a la sociedad y los derechos humanos no son relativos, son universales para evitar el cáncer social. Por ejemplo la comida siempre es necesaria, la salud es prioridad también, la educación es necesaria, y todas ellas son vitales.

    Sin la participación social no hay sociedad, ni leyes así que es importante, pero la libertad de expresión es consecuencia de los deberes sociales, y no son un derecho humano esencial. Por ejemplo, usted no puede gritar fuego en medio de un montón de gente si eso causa una estampida donde mueran muchos, hay que tomar en cuenta a la sociedad antes de expresarse para evitar esa avalancha y los muertos, por eso la libertad de expresión es fruto de el derecho a la participación social, producto del comportamiento cívico de las personas. Claro, los intelectualistas no lo ven así, pues en ellos el extremismo intelectual priva sobre la sociedad y no en equilibrio con los demás aspectos sociales.