Dos sistemas ideológicos.

A pesar de que las ideologías equilibrantes y las divisionistas son ambos sistemas filosóficos estos no son lo mismo y tampoco son solubles, son totalmente diferentes en sus dimensiones, tal como la luz es diferente de la oscuridad los tonos pueden variar pero el relativo define, por ejemplo se sabe que hay luz porque es relativamente menos oscuro allí. Como son dos formas distintas de hacer ideología estas no ocupan espacio entre ellas, sino que cada cual tiene su propio espacio y hasta sus propias forma de comunicación.

Me pueden preguntar que si soy de Izquierda o de Derecha, que si Marxista o Liberal, que si Comunista o Capitalista, que si del partido este o de aquel partido y yo inmediatamente entiendo que esa persona no comprende como funciona la ideología triple equilibrante. La gran filosofía universal se separo en grandes trozos, girando a alta velocidad tratando de conservar su propio equilibrio, siendo separada una y mil veces, si se afinca demasiado en un aspecto de el alma el lado opuesto tiende a aparecer, es el principio del péndulo, todo tiene su contrapeso cuando la meta es dividir. De esa forma la derecha crea a la izquierda y viceversa, buscando la entropía del universo, buscando el equilibrio del alma. Los materialistas invocan sin quererlo a los espirituales, los espirituales a los materialistas, los aspectos tratan de equilibrarse mientras unos intentan separarlos.

Que si derecha o izquierda, liberal o lo que sea, es el mismo sistema ideológico separatista, divisionista y desequilibrante, todo es parte de la misma oscuridad, que frecuentemente viene como la moneda, dos caras a una misma cosa. El equilibrante no pertenece a ese sistema, y por ende comprende que ninguno de los lados son de luz equilibrante porque todos los lados buscan dividirse, todos buscan la supremacía de un aspecto sobre el otro, totalmente diferente a los equilibrantes, son opuestos. Un equilibrante se da cuenta rápidamente que cualquiera de las partes de ese sistema divisionista puede tener extremistas dentro de si mismo y que a nadie parece importarle eso, el extremismo no le compete ni le preocupa a nadie mientras el extremista este de su lado, todo el sistema divisionista es una forma de hacer filosofía y todo el es incompatible con los equilibrantes, así como la gran parte de todas las doctrinas que han hecho los filósofos no equilibrantes a excepción de la ciencias materiales y las matemáticas.

Toda la doctrina filosófica, entiéndase bien, toda ella, desde filosofía del arte hasta filosofía metafísica, todo es un sistema aparte del sistema triple equilibrante, son insolubles y es que hasta los grandes sistemas ideológicos tienen su contrapeso, así es el universo de infinito equilibrio y desequilibrio. Un equilibrante usa filosofía equilibrante, magia blanca, los no equilibrantes usan filosofía divisionista, magia negra, nada de lo que han hecho con magia negra mancha a los filósofos de luz ni toda la oscuridad puede disolver la luz. Los filósofos de extremo necesitan a los equilibrantes para que evitar su propia destrucción y muchos filósofos en la búsqueda de el entendimiento de como evitar la destrucción por extremismos se convierten sin advertirlo en equilibrantes, porque el equilibrante es un alma de 7 ámbitos y por ende conoce todos los extremos de la oscuridad, cuando se unen todos esos extremos se produce la anti oscuridad y se abre una nueva dimensión que a su vez tendrá sus propios equilibrios, con la diferencia de que será mas evolucionada.

Todo partido político, toda agrupación doctrinaria y filosófica del antiguo sistema desequilibrante es incompatible con los equilibrantes y los equilibrantes deben construirse su propia dimensión ideológica totalmente separados de la filosofía separatista tradicional. Se debe crear un nuevo mundo filosófico que marca el fin del antiguo mundo filosófico para entrar en una nueva etapa evolutiva de la humanidad. El fin del mundo ideológico y el comienzo del mundo equilibrante, esa es la realidad del equilibrante que sabe que en el viejo sistema de extremo no hay lugar para el y que debe comenzar de nuevo, en un sistema diferente.

Por eso a mi no me pregunten si soy de izquierda o de derecha, de esto o de aquello, primero no soy de nada, y segundo para mi es el mismo péndulo en posiciones diferentes. No quiero saber nada del sistema viejo que no sea para abrir el nuevo sistema ideológico porque yo simplemente no pertenezco a la filosofía pre-equilibrante o incluso anti-equilibrante. Al la final todo la ideología divisionista es un mismo sistema que busca la entropía, que busca el equilibrio mientras otros intentan picarla en pedazos y desequilibrarla, sobre todo los Intelectualistas. Los equilibrantes son contrarios a los Intelectualistas y por ende todas sus creaciones y doctrinas son incompatibles con la ideología triple equilibrante.

Habrá quien me pregunte claro, que si soy de la doctrina de izquierda, de la doctrina de la derecha, ambas políticas, de la doctrina esta o la doctrina aquella de cualquier ámbito, que si soy de la doctrina de los liberales, que si soy anarquista, y yo simplemente les responderé que yo soy de la doctrina del fin del mundo ideológico desequilibrante, porque hasta el caos tiene su limite. No vine a hacer mas fuerte o ser parte de la filosofía tradicional, vine a cerrarla y abrir las puertas de la ideología triple equilibrante, un mundo totalmente nuevo de ideas ancestrales que datan desde la época de la alquimia, cuando se pensaba en el universo como un todo y no como trozos de pastel que unos se comen y otros no.

Yo ni siquiera soy un filosofo en el sistema desequilibrante, para ellos soy solo una persona mas y eso me alegra mucho, porque los equilibrantes solo son humanos integrales, no hijos, participes, creadores o embajadores de dioses o de la verdad. Yo vine a traer un sistema ideológico nuevo, no a ser parte del sistema viejo y ya obsoleto. Sin embargo, yo también soy el primero en línea para evitar que se produzca un oscurantismo, irónicamente debo proteger a los anti-equilibrantes (Intelectualistas) con doctrinas antiguas para que no sean atacadas las ideologías que tienen importancia en el futuro para entender de donde somos y aprender de nuestras experiencias. Se deben congelar las ideologías de desequilibrio del alma mas no destruir las estructuras o intelectos porque eventualmente serán absorbidos por la evolución, el mundo, gracias a la tecnología comienza a fusionarse ideológicamente a enorme velocidad, llego el momento de los equilibrantes, las almas universales.