UnoAmerica - 11 de Julio del 2011
LA IGLESIA: VÍCTIMA CONSTANTE DEL CONFLICTO ARMADO EN COLOMBIA
Por Verdad Colombia

PortadaConflicto Ningún sector de la población en Colombia ha logrado ser ajeno al flagelo de la violencia generada por las agrupaciones narcoterroristas de las FARC y el ELN. Es así, como cualquiera que se oponga a sus intereses, sin distinción de credo, raza, filiación política, género o estrato social, será blanco constante de amenazas, agresiones, secuestros y homicidios por parte de estos actores subversivos

Jueves, 01 de Diciembre de 2005

Ningún sector de la población en Colombia ha logrado ser ajeno al flagelo de la violencia generada por las agrupaciones narcoterroristas de las FARC y el ELN. Es así, como cualquiera que se oponga a sus intereses, sin distinción de credo, raza, filiación política, género o estrato social, será blanco constante de amenazas, agresiones, secuestros y homicidios por parte de estos actores subversivos. Tanto la Iglesia Católica como las Iglesias evangélicas-protestantes han sido fuertemente afectadas por el terrorismo y la violencia.

Es de esta forma como los grupos que hacen oposición directa al accionar violento y fomentan la búsqueda de la paz y la reconciliación, son perseguidos y silenciados por estas organizaciones interesadas en sumir al pueblo colombiano en una situación de terror, pobreza y desolación.

La Iglesia Católica en Colombia, con excepción de algunos sacerdotes y monjas seducidos por la denominada Teología de la Liberación, no ha asumido una posición neutral frente al conflicto. Por el contrario, ha sido una de las instituciones más críticas frente a las continuas agresiones violentas sucedidas contra la población más humilde del país. La Iglesia ha declarado su firme compromiso frente a la paz y la reconciliación del pueblo colombiano, y no han cesado en su esfuerzo por guiar al Estado y a los grupos al margen de la ley hacia una solución pacifica y negociada del conflicto armado.

Por esto, la Iglesia se ha convertido en un obstáculo para el accionar violento de los grupos narcoterroristas y por ende estos han tratado de acallar sus esfuerzos y silenciar las voces de los hombres y mujeres que, al servicio de Dios, han asumido un compromiso por la paz del país.

Desde 1984 (año en que se hizo necesario llevar un registro de ataques a religiosos y religiosas del país dados los continuos hostigamientos de los grupos subversivos), se ha informado por arte de la Pastoral Social la muerte violenta de un arzobispo, un obispo, 48 sacerdotes, tres religiosas y un seminarista católico.

Durante este mismo periodo también han sido objeto de secuestro 5 obispos, 19 sacerdotes y un misionero. Además más de 38 religiosas y religiosas han recibido amenazas en contra de sus vidas.

Los templos también han formado parte del frente de batalla. Alrededor de 71 Templos o Casas Curales han sido total o parcialmente destruidas. La fuerza pública considera que Caquetá, Norte de Santander, el Magdalena Medio, Antioquia, Apartadó, Duitama, Sincelejo, Sucre, Cartago y Arauca son los lugares más peligrosos para ejercer las labores religiosas.
Comentarios
¿Porque un demonio menciona a la Iglesia?

La respuesta es fácil.

La Iglesia es una Institución de conciencia y además es apolítica por eso y como todo extremista la meta es tratar de sacar a la Iglesia del Centro Conciencia para llevarla al extremismo que a su vez ayude a crear caos en la sociedad.

No se trata de mencionar, aleatoriamente a la Iglesia, se trata de empujarla al extremismo para enfermar a la sociedad y así beneficiar a los oscuros intereses que quieren lucrarse de crímenes de conciencia y de las consecuencias que eso pudiera traer.

Así concluye este primer análisis de UnoAmerica, mostrándoles a un autentico Demonio Intelectualista y como procede, eso es para que los pueblos del mundo se acuerden que mas allá de las ideologías políticas existen mafias que buscan hacer crímenes intelectuales y por eso es que debemos tener Instituciones que velen por la Integridad de la conciencia de nuestros pueblos.

Haga click aquí para volver al índice.