UnoAmerica - 11 de Julio del 2011
EL PROCESO DE DESLEGITIMACION DE LAS FUERZAS ARMADAS EN AMERICA LATINA Y CIERTA IZQUIERDA
Por Ricardo Angoso

Ricardo Angoso

OPINION

Los procesos deben ser llevados adelante en tiempos razonables, sin transformar la prisión preventiva en un anticipo de condena. Nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo hecho”.

Lunes, 14 de Marzo de 2011

Asistimos en los últimos años en América Latina a un proceso de clara deslegitimación de las Fuerzas Armadas en casi todos los países del continente, siendo los casos más expresivos y llamativos los de Argentina, Chile, Honduras y Uruguay, sin olvidar a Venezuela, donde han sido purgadas, manipuladas y puestas al servicio de un proyecto político, como el que encarna el presidente Hugo Chávez.

Llamados por la mal llamada memoria histórica, que no es más que reescritura de la historia por cierta izquierda, se ha pretendido presentar todo lo acontecido durante las décadas de los 60, 70 y 80 como una lucha entre un grupo de jóvenes –algunos no tanto- heroicos y democratas contra unas satrapías absolutamente abyectas.

En definitiva, se trata de obviar que en estos países durante la larga Guerra Fría, y bajo la influencia de la revolución cubana y la vía guerrillera al poder que enarbolaban entonces la mayor parte de las fuerzas de izquierda de América Latina, se utilizó la violencia política de forma indiscriminada y los medios terroristas para desestabilizar a estos Estados, sembrar el caos y posibilitar el cambio político.

Entre los grupos que utilizaron esta estrategia que pasaba por el uso de todos los medios para conseguir el fin deseado, es decir, el poder, hay que destacar a los Montoneros de Argentina, el Movimiento de la Izquierda Revolucionaria de Chile y los Tupamaros de Uruguay, junto a un sinfín de grupúsculos que operaban en todo el continente. Asesinaron, secuestraron, robaron y mataron indiscriminadamente en nombre de sus “románticas” ideas, que en aquellas fechas, todo hay que decirlo, pasban por la construcción de modelos políticos similares a los de la isla-presidio de Cuba. “Crear uno, dos, tres Vietnam”, esa era la consigna política del Che Guevara en aquellos años de muerte y destrucción.

Así cuando han pasado más de una veintena de años desde el final de los regímenes militares del Cono Sur, hay que resaltar que los únicos que han respondido ante los tribunales por sus supuestas responsabilidades ante lo que ocurrió durante aquellos años ha sido solo una parte, la que representan los militares que tuvieron algo ver con aquella época oscura y turbulenta.

Los terroristas de entonces, incuyendo aquí a los sangrientos montoneros, nunca dieron cuenta ni pagaron por las atrocidades cometidas. Ni siquiera pidieron perdón ante su sociedad; más bien lo contrario: se mostraron orgullosos y firmes en la defensa de sus pérfidas acciones, en las que murieron más de trece mil argentinos, muchos de ellos inocentes.

ATAQUES Y CALUMNIAS CONTRAS LAS FUERZAS ARMADAS

Por ejemplo, en Argentina se ha reescrito la historia de una forma miserable y pérfida, desdibujando los acontecimientos que realmente ocurrieron y obviando la miseria política de aquellos que hicieron de las armas su única expresión durante los años de plomo. Cuando el país padecía el azote del terrorismo, en los años de la agonía peronista y sobre todo durante el mandato de la presidenta-bailarina María Estela Martínez de Perón(1974-1976), la sociedad civil argentina demandaba “mano dura” y llamaba casi literalmente a las puertas de los cuarteles para que los militares pusiera orden en el caos provocado por los sucesores del difunto general Perón.

El denominado “proceso de reorganización nacional” comenzado en el año 1976, cuando fue depuesta la sucesora de Perón, no fue más que la aplicación de una serie de medias más rotundas y contundentes en la lucha contra el terrorismo, algo parecido a lo que se hizo durante el gobierno de José María Aznar en España en el combate contra ETA, cuando se consiguió aislar a la banda y desactivar numerosos comandos militares; aparte de descabezarla en incontables ocasiones. Así comenzó el final de ETA, cuyos últimos coletazos estamos viendo en estos días. En Argentina, afortunadamente, el ejército también derrotó al terrorismo.

Incluso el escritor José Luis Borges, en una de las visitas que le hizo para rendirle pleitesía al general Videla, llegó a decir:”Le agradecí personalmente el golpe del 24 de marzo, que salvó al país de la ignominia, y le manifesté mi simpatía por haber enfrentado las responsabilidades del gobierno. Yo nunca he sabido gobernar mi vida, menos podría gobernar un país”.

De la misma forma, y en la misma reunión a la que asistía Borges con Videla, el también escritor Ernesto Sabato consideraba entonces que “el general Videla me dio una excelente impresión. Se trata de un hombre culto, modesto e inteligente. Me impresiono la amplitud de criterio y la cultura del presidente”. Hasta los comunistas argentinos llegaron a ver como un “mal necesario” la operación quirúrgica del año 76; a veces para salvar un cuerpo hay que sacrificar un órgano.

Los militares, pese a todo, tuvieron que responder por algunas violaciones graves de los derechos humanos, algo que por cierto suele ocurrir en todo conflicto, máxime si este tiene las características propias de una auténtica guerra civil. Mientras que en la otra parte, en la de los terroristas que con sus acciones querían convertir a Argentina en un paraíso socialista al estilo de la isla-presidio de los Castro en el Caribe, nadie fue juzgado.

Incluso, para más inri, una buena parte de los antiguos montoneros, de los cuales muy pocos respondieron por sus crímenes, ocupan hoy importantes responsabilidades políticas en la Argentina de Cristina Kirchner y abogan por una reescritura en clave histórica de lo ocurrido en aquellos años. Es cierto que ocurrieron hechos aberrantes, absolutamente injustificables, pero no es menos cierto que la violencia no sólo fue patrimonio del Estado, sino del terrorismo de corte marxista. Minimizar esos hechos es puro revisionismo histórico, hay que jerarquizar las responsabilidades y esclarecer la verdad porque si no, al final, “la verdad es la mentira”, como en la novella de George Orwell.

Caso vergonzante si hay en la historia es el del general Jorge Videla. No debemos olvidar que el juzgadoVidela, quien fuera presidente entre los años 1976 y 1981 de la Junta Militar, ya había sido procesado en los años ochenta y condenado. Más tarde de aquel confuso proceso, Videla fue indultado por el presidente Carlos Menem, en un acto que indignó a muchos pero que fue pasado por alto por la opinión pública argentina que prefería cerrar una página luctuosa y oscura. Existe un principio jurídico básico en todo sistema judicial moderno que se precie que insiste en que nadie debe ser juzgado por un mismo delito dos veces, algo que no prevaleció en este caso y que fue visto por algunos como una simple venddeta política. ¿O qué fue, entonces?

LAS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO, LAS GRANDES OLVIDADAS

Al margen de estas consideraciones, que tienen más que ver con el proceso de delegitimación de las Fuerzas Armadas que lidera cierta izquierda plegada al proyecto del presidente venezolano Hugo Chávez, luego está el asunto de las víctimas del terrorismo, algo que por desgracia conocemos muy bien en España y que fueron las grandes olvidadas de nuestra transición hasta muy recientes fechas, en las que se les comenzó a reivindicar tal como merecían.

Como señalaba muy acertadamente la víctima del terrorismo argentino Arturo Larrabure, “Ello obedece a que ha existido una estrategia deliberada para sustituir el análisis objetivo de la historia, por los paisajes imaginarios de la memoria, que han convertido a terroristas que asesinaron, torturaron y secuestraron, y se alzaron contra un gobierno constitucional, en “jóvenes idealistas inocentes”.Las desapariciones y torturas sufridas por los miembros de la guerrilla no exculpan sus crímenes, ni pueden ocultar que el objetivo final de la guerrilla era imponer una dictadura marxista que sin duda hubiera sido muy sangrienta”.

Sin querer minimizar los daños y probables violaciones de Derechos Humanos perpetradas por agentes del Estado en su lucha contra el terrorismo, una reciente columna de Mary Anastasia O`Grady, publicada en el prestigioso periódico norteamericano Wall Street Journal, recordaba recientemente que al menos 13.074 argentinos habían sido víctimas del terrorismo en aquellos años, aunque sobre todo entre 1969 y 1979. Desde aquí le quiero rendir el homenaje que ni el gobierno ni la sociedad de su país les brindan.

Los datos provienen del Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas en Argentina, una ONG que pretende mantener viva la memoria y el recuerdo de los asesinados, mutilados y desaparecidos por los terroristas en aquellos fátidicos años. La mayor parte de las víctimas eran civiles inocentes, incluso niños, o miembros de los cuerpos de seguridad y defensa asesinados cobardemente. La principal responsabilidad por esos actos injustificables corresponde a los grupos izquierdistas y marxistas que operaban en la Argentina de entonces.

Y termino con una reflexión del ya citado Larrabure sobre la exigencia de justicia en las nuevas sociedades democráticas y cómo deben construirse bajo el imperativo de la verdad:” Si la decisión es juzgar debe juzgarse a todos, incluidos los guerrilleros y los políticos que, con su acción u omisión, incurrieron en terrorismo de Estado al facilitar el accionar de la guerrilla. Los procesos deben ser llevados adelante en tiempos razonables, sin transformar la prisión preventiva en un anticipo de condena. Nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo hecho”.
Comentarios
Las Fuerzas Armadas de un país son una Institución de Conciencia y por ende son blanco de los Intelectualistas. Las instituciones de conciencia son, en primer lugar la Corte de Justicia, en segundo lugar los Organismos de Derechos Humanos y en tercer lugar las Fuerzas del Orden, sobre todo las Fuerzas Armadas.

Debilitar la moral y la credibilidad de cualquiera de esas instituciones le da un duro golpe a la Conciencia Nacional, eso por eso que los Intelectualistas buscan ensuciar el nombre de efectivos militares, propiciar la división política de las mismas y a veces, en casos raros de extremo descaro incluso hablan de la moralidad de las Fuerzas Armadas victimas de manera abierta.

Los procesos deben ser llevados adelante en tiempos razonables, sin transformar la prisión preventiva en un anticipo de condena. Nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo hecho”.

Ya eso lo dice todo:

El proceso de la deslegitimización de las Fuerzas Armadas deben ser llevadas en tiempos razonables, encerrándolos en medio del extremismo sin que puedan anticipar su condena por extremistas. Nadie debe ser juzgado por extremista una vez mientras se le busque que caiga en el extremismo y otra vez cuando se le condene por extremista.

Esa es la interpretación que yo le doy que por cierto es la única que le veo porque esa línea parece mas una orden que algo que esta dentro del contexto de la opinión y de primero. Mas abajo si esta en su contexto pero arriba definitivamente cambia totalmente el mensaje.

Supongo que se trata de intentar deslegitimar a las Fuerzas Armadas de Latino América y a ciertos gobiernos de Izquierda.

clara deslegitimación de las Fuerzas Armadas en casi todos los países del continente

Son ilegítimos porque no le sirven a los intereses de los Intelectualistas.

mal llamada memoria histórica, que no es más que reescritura de la historia por cierta izquierda

Yo tengo memoria histórica y no le veo nada de izquierda a Simón Bolívar y su deseo de Independencia en contra de los Intelectualistas que ahora vienen con malas mañanas Bipolares para disfrazar su histórico sueño de esclavizar ideológicamente a los pueblos del mundo.

una lucha entre un grupo de jóvenes –algunos no tanto- heroicos y democratas contra unas satrapías absolutamente abyectas.

No veo la razón para estar recordando éxitos de satrapías absolutamente abyectas como UnoAmerica luchando contra heroicos jóvenes, por lo general lo que tiene mas virtud se coloca primero y si no es el orden lo que le molesta entonces es el hecho de que venza la democracia.

se utilizó la violencia política de forma indiscriminada y los medios terroristas para desestabilizar a estos Estados, sembrar el caos y posibilitar el cambio político

Eso fue de ambas partes del Sistema Bipolar, hubo extremismo generalizado pero el peor extremismo fue el del exterminio masivo de supuestos Comunistas así como la brutal estigmatización propiciada desde el imperio a todo aquel que se opusiese a sus intereses y de esas memorias tristes esta llena la historia de todos los pueblos de America.

Entre los grupos que utilizaron esta estrategia que pasaba por el uso de todos los medios para conseguir el fin deseado

La Derecha de entonces se ve viva en UnoAmerica.

En esa guerra habían seis bandos, no dos.

1) Los que defendieron al Extremismo Bipolar de Derecha.
2) Los que defendieron al Extremismo Bipolar de Izquierda.
3) Los que luchaban por libertad de conciencia y justicia.
4) Los que luchaban por esclavizar la conciencia y la injusticia.
5) Los imperialistas
6) Los Patriotas.

Frecuentemente se mezclaban los unos con los otros en una enorme confusion.

Asesinaron, secuestraron, robaron y mataron indiscriminadamente en nombre de sus “románticas” ideas

Credibilidad cero, ya el autor perdió mi respeto y credibilidad. No fue solo la Izquierda, la Derecha también cometió horrendos crímenes, es mas cometió los peores crímenes en tiempos que la soberanía de los pueblos Americanos quedo abolida por Decreto Imperial y toda la América tenia un Ministerio de Colonias llamado OEA, eso fue el origen de lo que ahora llamamos Organización de Estados Americanos. La CIDH o Corte Interamericana de Derechos Humanos era la Corte de la colonia. Eso no es secreto, es mucho lo que se ha comentado sobre eso, sobre todo en cualquier circulo de discusión de asuntos anti imperiales.

 “Crear uno, dos, tres Vietnam”, esa era la consigna política del Che Guevara en aquellos años de muerte y destrucción.

Y los Estados Unidos haciendo la guerra a todo aquel que se le oponia porque no merecían ser libres, soberanos y con conciencia integra porque eran comunistas o al menos en ese saco los tiro el imperio y claro las victimas como no sabían de la Integridad de Conciencia cayeron en el juego, fueron empujados al extremismo e impero el terror de la mano diabólica de los Intelectualistas donde murió mucha gente.

Los terroristas de entonces, incuyendo aquí a los sangrientos montoneros, nunca dieron cuenta ni pagaron por las atrocidades cometidas.

En eso estamos de acuerdo, por ejemplo John Negroponte aun es parte del Gobierno de los Estados Unidos y Posada Carriles esta por allí tranquilo en los Estados Unidos. El peor terrorista fue el Imperio Yanky.

Ni siquiera pidieron perdón ante su sociedad; más bien lo contrario: se mostraron orgullosos y firmes en la defensa de sus pérfidas acciones, en las que murieron más de trece mil argentinos, muchos de ellos inocentes.

Murieron por el Sistema Bipolar implementado por una guerra ideológica entre dos imperios. No era una lucha de la Izquierda contra gente que caminaba por allí, era una lucha entre la Izquierda y la Derecha en medio del fanatismo ideológico y el extremismo así como el anti prisma de las ideas y la falta de integridad de conciencia.

Cuando el país padecía el azote del terrorismo

Era una guerra de extremismo, de parte y parte.

no fue más que la aplicación de una serie de medias más rotundas y contundentes en la lucha contra el terrorismo

El extremismo Bipolar que causa el terrorismo no tiene nada que ver con la cantidad de sangre que se derrame porque ambas partes eran extremistas. En ese oscuro mundo ni siquiera existía el concepto de la integridad de conciencia, solo se podía ser extremista y por supuesto que la violencia no iba a curar eso.

En Argentina, afortunadamente, el ejército también derrotó al terrorismo.

Nadie derroto al Terrorismo, solo que una parte de la Guerra Bipolar cayo con la Unión Soviética y los pueblos estaban cansados de tanta muerte y angustia así que fueron madurando, entendiendo que defender a la libertad de conciencia, a la integridad de conciencia y a la soberanía no tiene nada que ver con ser de izquierda o de derecha, son esos estigmas lo que llevo a la América a una época oscura y demente de su pasado logrando así estar en un oscurantismo real sin que la gente se diera cuenta.

Le agradecí personalmente el golpe del 24 de marzo, que salvó al país de la ignominia, y le manifesté mi simpatía por haber enfrentado las responsabilidades del gobierno. Yo nunca he sabido gobernar mi vida, menos podría gobernar un país

Allende no le agradaba a los gringos, por ende... ¡Es Comunista y se acabo!

No creo que Allende estaría agradecido... lo mismo paso con todo aquel que oliera a libertad de conciencia y a soberanía...

a veces para salvar un cuerpo hay que sacrificar un órgano

O para salvar a una parcialidad política del sistema enfermizo Intelectualista de esclavitud Intelectual Anti Prisma hay que matar a unos cuantos miles...

Es impresionante la mente asesina de estos dementes.

tuvieron que responder por algunas violaciones graves de los derechos humanos

Desde hace tiempo UnoAmerica ha debido de responder por sus crímenes contra la conciencia de los pueblos y por el veneno que destilan para sembrar polarización en la sociedad de manera impune.

esclarecer la verdad porque si no, al final, “la verdad es la mentira”

La verdad es evidente, tanto la Izquierda como la Derecha eran partes de un Sistema Bipolar fortalecido por la lucha de dos imperios para tomar el control de nuestras conciencias y a su vez el Comunismo le sirvió como estigma al Imperio Yanky para satanizar a todo el que se opusiese a sus intereses.

Todos son culpables del extremismo en ese mundo donde no se conocía lo quera la Integridad de Conciencia y el Derecho a una Conciencia sana. El mundo entero cayo en extremismo oscuro y diabólico.

El Terrorismo es hijo de el Extremismo.

El Extremismo es hijo de la falta de integridad de conciencia.

La falta de integridad de conciencia es lo que promueve UnoAmerica y por ende:

UnoAmerica es la semilla del terrorismo y el horror que se vivió en el oscurantismo BiPolar.

delegitimación de las Fuerzas Armadas que lidera cierta izquierda plegada al proyecto del presidente venezolano Hugo Chávez

La mente Bipolar no puede entender que la Soberanía y el Patriotismo sencillamente no son Izquierda, son parte del Sistema de Integridad de conciencia y por ende es centro puro. Ese error conceptual grave de los enfermos de Bipolaridad ha sido el motor de grandes matanzas por la deliberada manipulación de la ideología con fines oscuros y de esclavitud ideológica.

luego está el asunto de las víctimas del terrorismo

Victimas fueron todos, el mundo entero, si no directamente por lo menos psicológicamente y aun esas heridas psicológicas siguen abiertas. Hasta donde yo se yo he sido el primero que ha comenzado a cerrar esa herida.

Ello obedece a que ha existido una estrategia deliberada para sustituir el análisis objetivo de la historia

Un Análisis objetivo de la historia si es que fuese objetivo mencionaría los crímenes de ambas partes y de todo el Sistema Bipolar en su conjunto así como los que deliberadamente estimulan la Bipolaridad.

Desde aquí le quiero rendir el homenaje que ni el gobierno ni la sociedad de su país les brindan.

No creo que los muertos agradezcan un homenaje de una mente tan perversa, asesina y demente como las que propiciaron la muerte de tantas personas en nombre de ideologías sectarias y dementes que cavaron una honda herida en el corazón de la historia y que todavía tiene las heridas abiertas en la mente y alma de las personas.

El problema no fue la Izquierda, ni tampoco la Derecha, el problema es todo el Sistema Bipolar que no es mas que un Sistema Anti conciencia Intelectualista. El negar que el extremismo de parte y parte es malo es ser infinitamente hipócrita y es un irrespeto que un hipócrita rinda homenaje.

una ONG que pretende mantener viva la memoria y el recuerdo de los asesinados, mutilados y desaparecidos por los terroristas en aquellos fátidicos años

Seria bueno saber si incluye a todos los terroristas del Sistema Bipolar. Yo también estoy manteniendo vivo el recuerdo de las mentes enfermizas que fueron la base para tan demente guerra.

La mayor parte de las víctimas eran civiles inocentes, incluso niños, o miembros de los cuerpos de seguridad y defensa asesinados cobardemente.

La violencia del Sistema Extremista Bipolar Intelectualista abarco a toda la sociedad, si no físicamente por lo menos psicológicamente.

La principal responsabilidad por esos actos injustificables corresponde a los grupos izquierdistas y marxistas que operaban en la Argentina de entonces.

Aquel que tiene el sincero deseo de que el extremismo Bipolar acabe no anda buscando las proporciones de los muertos para seguir justificando al mismo odio que fue al fin y al cabo lo que causo esas muertes. Eso de ver que bando murió mas y no ver todo el extremismo como un solo mal es lo que es injustificable e infinitamente hipócrita.

Y termino con una reflexión del ya citado Larrabure sobre la exigencia de justicia en las nuevas sociedades democráticas y cómo deben construirse bajo el imperativo de la verdad:

La verdad es que toda esa demencia de muerte y locura desenfrenada fue causado por intereses de Intelectuales enfermos de poder. La verdad es que el terrorismo y las muertes fueron solo la consecuencia de la promoción, divulgación y masificación de la ideología BiPolar en el marco de una guerra entre dos Imperios que lo único que querían era controlarnos como esclavos de conciencia.

La verdad es que así como comenzó en lo ideológico, ese mal que mato a tantos esta vivo en UnoAmerica, donde se promueve sin pudor ni vergüenza al Sistema Bipolar, se trata de justificar el extremismo o usar el pasado para tratar de desestabilizar gobiernos que se están recuperando del horror del oscurantismo Bipolar.

Si aquí tiene que haber un solo pueblo que debe ser llevado a la justicia por ser injusto ese país se llama Estados Unidos de Norte América porque hasta donde yo sepa ninguno de los Bipolares que crearon esa demente guerra o la propiciaron están presos y tanto es así que Posada Carriles todavía no esta preso, así que no me hablen de hacer justicia para sembrar aun mas de Bipolaridad al continente y abrir viejas heridas que se están cicatrizando, es inaceptable que se hable de un juicio histórico sin ver a su principal protagonista de primero, lo demás es una profunda hipocresía.

La justicia no debe ser usada para seguir abriendo las heridas de la Bipolaridad, para torturar conciencias y desatar la locura demencial que se siente en UnoAmerica y que tanta muerte y desolación trajo al mundo.

De todas maneras el sistema Intelectualista Bipolar quedo científicamente obsoleto en el momento en que apareció el TRIBalance y si no hubiese aparecido el mundo sencillamente hubiese continuado su locura desenfrenada al chocar contra la pared de la expansión humana y creado un infierno incontrolable en el mundo causando millones de muertos.

Todo porque simple y llanamente no se puede entrar en tiempos de conciencia sin saber que es la conciencia, hubiese pasado que simplemente las crisis de la humanidad hubiesen exacerbado la Bipolaridad y la civilización entera hubiese entrado en el caos porque no había ideología de consensos y la ideología de Bipolaridad era demasiado fuerte y lógica como derribarla.

Yo me di cuenta de eso enseguida y hasta por instinto y procedí a actualizar el Sistema antes de que por falta de Integridad de conciencia colapse la civilización en los años venideros en un solo infierno Bipolar y lo logre de milagro, el convencer al Sistema de que el Sistema Intelectualista es obsoleto y que deje de usarlo cuanto antes.

Ahora viene el tiempo de la justicia, donde los criminales de conciencia y sus centros Intelectualistas sean expuestos y caigan los responsables que aun quedan de sembrar la bipolaridad enfermiza y demencial en la mente humana, entre esos centros de veneno esta UnoAmerica.

Haga click aquí para volver al índice.