UnoAmerica - 11 de Julio del 2011
Invitado de honor
Por Fernando Londoño Hoyos

Fernando Londoño Hoyos

OPINION

Si todo sale como está pensado, el próximo 7 de agosto recibiremos en Bogotá al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías. La emoción no tendrá límites, pues que los motivos de agradecimiento y exaltación para esa apoteosis son tan numerosos como significativos.

Jueves, 15 de Julio de 2010

Si todo sale como está pensado, el próximo 7 de agosto recibiremos en Bogotá al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías. La emoción no tendrá límites, pues que los motivos de agradecimiento y exaltación para esa apoteosis son tan numerosos como significativos.

Pensemos en que a su llegada seguirá buscando por el mundo a Guillermo Zuluaga, reo del más atroz de los delitos, y el más raro, el de usura cometido por guardar en garajes de su casa por lo menos 20 camionetas costosas, con cuyo acaparamiento pretendía alterar el precio de las 200.000 unidades, cuando menos, que se negocian en la tierra del Libertador cada año. De criminales así hay que limpiar el mundo de Colón. Y seguirá guardado en la más negra de sus mazmorras ese Alejandro Peña Esclusa, quien se había atrincherado en su casa con un arsenal de explosivos, y con el apoyo logístico de su esposa y de sus tres hijitas, la menor de ocho años, evidentemente peligrosa para la estabilidad del régimen.

Hasta esa colosal hazaña, Zuluaga y Peña Esclusa tenían una perversidad en común. Pensar, que es tan mala práctica, y compartir con otros su pensamiento, que ya es cosa intolerable.

Por ejemplo, no les parecía bien que se concentrara todo el poder del Estado en una sola mano, con lo que se consigue una forma tan expedita de mando. Criticaban la eliminación de las voces opositoras, de sus medios impresos, de sus canales de televisión y radio, con lo que se logra tan buen ahorro de papel, tinta, estaciones, antenas y uso del espectro electromagnético. Chávez detesta esos despilfarros. Como odia a los estudiantes que gritan en la calle cada que se roba unas elecciones, perturbando los derechos del vecindario al silencio. Como se enfurece con las manifestaciones que rechazan los regalos que con el dinero de los venezolanos agasaja a sus compañeros del Foro de São Paulo.

No comprender las razones humanitarias envueltas en los miles de millones de dólares que van para Castro, por ejemplo, tan viejito que despierta piedad, o para los Kirchner, que tan ocupados con la suerte de Argentina tienen que olvidar sus propios negocios, es inconcebible. E inaceptable.

A Zuluaga y a Peña Esclusa les horroriza el crecimiento exponencial de la violencia en Venezuela, para Chávez prueba del indómito coraje de su gente. Condenan la pauperización del país más rico de América, la dilapidación de sus recursos gigantescos, la ruina de su aparato productivo. Gusanos capitalistas, al fin y al cabo. Se sienten ofendidos por la mayor inflación del Continente, la caída del PIB y que Venezuela tenga sus títulos de deuda como los más riesgosos del mundo. También critican que el campo venezolano no produzca nada y que el mercado se tenga que hacer afuera. No entienden estos torpes que si se compran submarinos y misiles y aviones ultrasónicos y tanques de guerra, de una vez se aprovecha para la carne y la leche, el café y el papel higiénico.

Nosotros, en cambio, tenemos mucho que agradecerle al Coronel. Para empezar, la hospitalidad brindada a 'Iván Márquez', a 'Timochenko', a 'Grannobles', a 'Granda' y a miles de sus amigos, que hacen turismo ecológico por la Serranía del Perijá. También por el albergue para 'Gabino', 'Antonio García' y sus compañeros del Coce. Y por las facilidades que tuvieron 'Jabón' y tantos como él, esforzados empresarios consagrados a sacar por sus mares más de 300 toneladas por año de un polvo blanco que gusta tanto en Europa y Estados Unidos. Y por cerrarnos la frontera y por poner a nuestro Presidente en su sitio llamándolo matón, mentiroso, narcotraficante, hipócrita, terrorista internacional. Si alguien no lo hiciera, se tomaría demasiado en serio aquello del amor que le tiene el 80 por ciento de sus despistados gobernados.

Nuestro invitado de honor está próximo. Arriba los corazones.
Comentarios
a su llegada seguirá buscando por el mundo a Guillermo Zuluaga

(¿?)

reo del más atroz de los delitos

Mentalidad extremista sin duda.

el de usura cometido por guardar en garajes de su casa por lo menos 20 camionetas costosas

La justicia es valida para cualquier delito, así sea que se robo un caramelito de azúcar.

Se ve lo mucho que ese individuo respeta a la Justicia.

De criminales así hay que limpiar el mundo de Colón.

El mundo de Colon? (¿?)

Y seguirá guardado en la más negra de sus mazmorras ese Alejandro Peña Esclusa

Otra vez el pensamiento extremista.

quien se había atrincherado en su casa con un arsenal de explosivos

Eso de arsenal lo invento el, por supuesto.

sus tres hijitas, la menor de ocho años, evidentemente peligrosa para la estabilidad del régimen

Hay razones para pensar que ese Señor que publica tan grande su opinión en el medio Internet extremista UnoAmerica esta mal de la cabeza y enferma a los demás.

Pensar, que es tan mala práctica, y compartir con otros su pensamiento

Y pisotear, torturar, atropellar el derecho a los demás a su sana e integra libre conciencia...

Criticaban la eliminación de las voces opositoras, de sus medios impresos, de sus canales de televisión y radio

Hasta donde yo sepa lo de Alejandro Peña no tiene nada que ver con los medios y lo de Guillermo Zuloaga tampoco si hablamos de lo judicial.

con lo que se logra tan buen ahorro de papel, tinta, estaciones, antenas y uso del espectro electromagnético. Chávez detesta esos despilfarros.

(¿?)

Y eso es lo que le inyectan el cerebro a la gente que va a UnoAmerica...

Como odia a los estudiantes que gritan en la calle cada que se roba unas elecciones

Hay que ser verdaderamente enfermizo...

Como se enfurece con las manifestaciones que rechazan los regalos que con el dinero de los venezolanos agasaja a sus compañeros del Foro de São Paulo.

Eso del Foro es una obsesión criminal que tienen esos dementes, es una forma de englobar a toda la Izquierda indistintamente de su tonalidad. Es Bipolaridad pura y extremista.

miles de millones de dólares que van para Castro

Miles de millones de dólares... Otra vez el extremismo en su mas cruda expresión.

A Zuluaga y a Peña Esclusa les horroriza el crecimiento exponencial de la violencia en Venezuela

No se donde dijeron eso, eso es inventado por el autor.

para Chávez prueba del indómito coraje de su gente.

La gente tiene coraje porque es violenta...

¿Que extraña mente puede tener tan enfermizos conceptos?

Condenan la pauperización del país más rico de América, la dilapidación de sus recursos gigantescos, la ruina de su aparato productivo.

Mas inyección de extremismo.

que Venezuela tenga sus títulos de deuda como los más riesgosos del mundo

Mas mentiras e inyección de odio.

También critican que el campo venezolano no produzca nada

Ya pueden ver el veneno que esa gente le inyecta a la gente.

Nosotros, en cambio, tenemos mucho que agradecerle al Coronel.

El Presidente Chávez ni siquiera es Coronel.

Para empezar, la hospitalidad brindada a 'Iván Márquez', a 'Timochenko', a 'Grannobles', a 'Granda' y a miles de sus amigos

Eso es sencillamente una injuria, una injuria grave por cierto.

por poner a nuestro Presidente en su sitio llamándolo matón, mentiroso, narcotraficante, hipócrita, terrorista internacional

Nada que no le hayan dicho ya millones de veces entre millones de Colombianos... Se fue Uribe y Colombia sano bastante en cuanto a salud mental.

Si alguien no lo hiciera, se tomaría demasiado en serio aquello del amor que le tiene el 80 por ciento de sus despistados gobernados.

Eso es una falta de respeto.

Yo se que es una opinión, pero es parte del veneno que le inyecta UnoAmerica a sus lectores inocentes de sus crímenes de lesa conciencia.

Haga click aquí para volver al índice.