El Tiempo - 29 de Julio del 2010
eltiempo.com / opinión / columnistas
Fernando Londoño Hoyos

El Presidente que conocimos


Van estas líneas como un intento por explicar al hombre que conocimos con tanta intensidad que suple el recortado tiempo en que pudimos batallar a su lado.

Damos fe de la radical limpieza de su conducta. No fue por audacia ni casualidad que desafiara la maledicencia de ese ejército de investigadores retribuidos por el ánimo implacable de hacerle daño moral. El presidente Uribe, como lo dice en una de esas expresiones bastas que con frecuencia usa para desesperación del público de barrera, no tiene rabo de paja. Jamás hizo contacto, ni de lejos ni de cerca, con guerrilleros, paramilitares o mafiosos.
Su lucha política y su gestión como administrador fueron tan transparentes como resueltas y valientes. No pasó por la mente del presidente Uribe la bajeza de un crimen o de un abuso. Lo suyo no es la matonería de los cobardes, ni la crueldad de los déspotas.

Si como hombre de guerra ha sido inmaculado, y cuesta que lo sean los vencedores, como hombre de gobierno no tiene tacha. Álvaro Uribe nunca guardó algo ajeno en sus alforjas. Llamará la atención que una prensa despiadadamente crítica no pueda exhibir un caso, tan solo uno, en que pudiera quedar comprometido el honor del Presidente. Que tire la primera piedra el que pueda hablar de un negocio turbio con alguna remota conexión en la Casa de Nariño.

Álvaro Uribe está en la línea de los hombres más talentosos que en la vida pudimos conocer. Su inteligencia es a veces ofuscante, desmedida, sin concesiones ni parcelas. Le vale igual para tratar de matemáticas que de filosofía, o simplemente para ser lo que más le gusta, práctico y directo. No se pierde en un raciocinio ni se enreda en una explicación.

No es nuestro Presidente ahora un buen lector. Pero tuvo que serlo. Cuando recita viejos poemas o va directo al grano en una disquisición lógica o axiológica u ontológica o histórica, deja saber de su amistad con los libros, así la tenga en receso. Y los muchos que leyó los tiene tan presentes como si estuviera recorriendo sus mejores líneas. Queremos decir que su memoria es desconcertante, pero que no la deja extraviar en el detalle pobretón o subalterno. Condición que reluce cuando de catar buenos textos se trata. Lo seduce la prosa buena, el pensamiento profundo, el gayo estilo.

Nunca ocultó el Presidente su pasión por las cosas, que se manifiesta en esa casi obsesiva devoción por el detalle. En un país de políticos diletantes con ínfulas de sabios, este se la juega por el número exacto, la geografía minuciosa, la oportunidad precisa. A Uribe no se le puede llegar con teorías que sustituyan la realidad, ni que la encubran. Con frecuencia se deja engañar. Porque no sabiendo mentir, es peligrosamente confiado, especialmente con los que tiene a su lado, o al lado de su corazón.

Esa devoción del Presidente por las cosas, con la que cumple el sagrado mandato orteguiano, lo lleva a quehaceres, actitudes y posiciones humildes. Su aversión a las formas más altas y delicadas, a ciertos refinados gustos, a ciertas sutilezas de la conducta, lo muestra en ocasiones bronco o distante. Su advertida incapacidad para la diplomacia tiene la contrapartida de la sencillez y la franqueza, no siempre aconsejables para el príncipe. Es curioso que hombre tan pragmático y aparentemente tan duro tenga la más extraña capacidad para llegar al corazón de la gente, en especial de la humilde. Pero no solo llega, sino que se instala y permanece. Su fama crecerá también "como la sombra cuando el sol declina".

Y nos quedan sus dos grandes pasiones. La de mandar y la de servir trabajando. La primera parece escapada de la obra de Marañón sobre el Conde Duque de Olivares. No menos noble ni absorbente que la del gran valido, es la de Álvaro Uribe. Pero tampoco menos devoradora ni peligrosa. Y para trabajar, parece nacido de la raza de los titanes. Es humanamente inexplicable. Otro como él no volverá.

Fernando Londoño Hoyos
Comentarios
Nota: En una dictadura editorial anti prisma como lo es el periódico El Tiempo, nada de lo que se opina es colocado si no tiene la autorización expresa de sus editores. Eso es especialmente cierto para los columnistas. Por ejemplo en El Tiempo esta permitido que se hable lo peor de Chávez, pero esta prohibido resaltar lo mas mínimo que sea bueno.

Fernando Londoño Hoyos es uno de los sacerdotes de la Iglesia del Intelectualismo, o lo que es lo mismo, la Iglesia de Satán. Entrenado y preparado para convertir a nivel de fe la creencia en los designios de los medios y la clase Intelectualista. Se opone a toda critica y a todo prisma de las ideas, su mente enferma es en blanco y negro, o sea: "O estas conmigo y con los míos o muérete maldito infiel", exactamente igual que los templos de sectas religiosas extremistas. Este señor sacerdote de la Iglesia de Satán es tan adulador como intolerante y uno de los responsables de la destrucción del criterio propio de los Colombianos. Su nivel de peligrosidad como criminal ideológico es muy alto.

Damos fe de la radical limpieza de su conducta.

Y aquí comienza la santificación de Uribe...

Jamás hizo contacto, ni de lejos ni de cerca, con guerrilleros, paramilitares o mafiosos.

Hay que hacer un poco de memoria:
 
http://suramericapress.com/?p=811
El gobierno de Uribe conspiro con paramilitares contra la CSJ

Rodrigo González

28.Ago.2008 :: América Latina

Al mismo tiempo que el presidente Álvaro Uribe presta declaraciones en una de las investigaciones que se le han iniciado por cohecho y compra de votos, se conoció que jefes paramilitares negociaron con funcionarios de la presidencia, la publicación de grabaciones y videos para perjudicar a los ministros de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y al fiscal en el juicio conocido como “la parapolítica”.

La maniobra del presidente Uribe de extraditar a Estados Unidos a los jefes paramilitares acogidos a las negociaciones de paz con el gobierno, ha provocado un freno de las investigaciones, y la liberación de algunos congresistas detenidos, entre ellas la del primo del presidente de la república, Mario Uribe, y ha permitido que la campaña por su reelección haya tomado un fuerte impulso.

Al parecer, todas las fuerzas del aparato del Estado, y los organismos policiales y de seguridad de Estados Unidos –que se mueven como en su casa en Colombia- se cuidan de que las investigaciones de la parapolítica y del narcotráfico no rocen la figura presidencial.

Mientras, el presidente Uribe acusa a sus opositores de vínculos con la guerrilla de izquierda, y reclama que se investigue los motivos de los periodistas que han revelado informaciones que lo involucran en hechos delictivos.

Comparecencia en el Congreso

Tras la audiencia del presidente, el representante Edgar Ulises Torres, miembro de la comisión investigadora, dijo que al inicio del testimonio, el presidente pidió que esa instancia legislativa oyera las versiones de varios de sus ministros.

Además, solicitó que averiguara el papel cumplido por el periodista Daniel Coronell, director de Noticias Uno, un noticiero que en abril pasado divulgó una entrevista con la ex congresista Yidis Medina, quien entonces mencionó el caso de las ofertas de favores.

La Comisión deberá ahora oír otros testimonios, incluyendo ministros, antes de decidir si pasa o no el caso al plenario de la Cámara de Representantes. En ese caso, la Comisión debe votar y aprobar por mayoría de sus 19 miembros pasar el caso a la Cámara de Representantes para el enjuiciamiento político.

La mayoría de los miembros de la Comisión de Acusaciones pertenece a partidos aliados al gobierno, así como en la Cámara de Representantes, de 164 legisladores.

Desde su creación, en 1886, la Comisión de Acusación legislativa nunca ha formulado cargos contra ningún funcionario, de acuerdo con el organismo no gubernamental Colectivo de Abogados.

Luís Carlos Avellaneda, senador demandante, en entrevista con la televisora TELESUR aseguró que la comisión de acusaciones es un órgano de naturaleza política, por lo que le parece muy difícil que vaya a emitir un fallo imparcial.
“Yo no creo que vaya a emitir un juicio de naturaleza política, sino un fallo político'’, dijo.

Para el legislador, es preciso acudir a instancias internacionales para garantizar que se haga justicia. “No espero que se haga justicia por parte de este organismo, sino que haya impunidad, por lo cual acudiría ante organismos internacionales para que cese la impunidad y se pueda castigar al señor presidente de la república por el delito de cohecho”, aseveró.

Antecedentes

La investigación en contra del mandatario fue abierta en mayo pasado a pedido de congresistas del partido Polo Democrático Alternativo (PDA), quienes consideran que el mandatario incurrió en el delito de cohecho, ofrecer o recibir prebendas como funcionario público a cambio de algo.

La acusación se relaciona con las revelaciones hechas por la ex congresista Yidis Medina en torno a cómo se votó en 2004 el proyecto de reforma constitucional que permitió la reelección.

Medina, del Partido Conservador y ex integrante de la Cámara de Representantes por el departamento de Santander, fue acusada de recibir prebendas del Gobierno a cambio de dar su voto favorable a última hora para que se aprobara la mencionada reforma constitucional.

Esta modificación de la Carta Magna facilitó en 2006 la reelección de Uribe para un segundo mandato de cuatro años.

Tras admitir los hechos, la ex congresista fue detenida el pasado 27 de abril y condenada en junio a 47 meses de prisión, aunque después se le otorgó el arresto domiciliario por su confesión y colaboración.

Paramilitares en la casa de gobierno

La revista Semana reveló que el círculo íntimo del presidente llegó al extremo de conversar en secreto con los hombres del ex jefe paramilitar “Don Berna”, en oficinas del Palacio de Nariño, que preparaban un montaje con grabaciones y videos para perjudicar a ministros de la Corte Suprema de Justicia y al fiscal de la parapolítica, Iván Velásquez.

Diego Fernando Murillo Bejarano alias “Don Berna”, jefe de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), uno de los jefes paramilitares más sanguinarios, comenzó a grabar en secreto conversaciones con sus compañeros de presidio, involucrados en la parapolítica, y ordenó a sus allegados en libertad a grabar conversaciones con funcionarios de la fiscalía y de la Corte Suprema de Justicia.

“Don Berna” inició su operación de espionaje casi al mismo tiempo que el ex paramilitar José Orlando Moncada, alias “Tasmania” le envió una carta al presidente en la que le decía que había sido presionado por el magistrado Iván Velásquez, para que declarara que Uribe era uno de los autores intelectuales del asesinato de otro paramilitar conocido con el alias de “René”. El Presidente acusó públicamente a Velásquez y pidió que fuera investigado. Más tarde se demostró que todo era un montaje, pero entonces ya estaba montado el enfrentamiento entre el Ejecutivo y la Corte Suprema.

Según revela la revista Semana, ‘Don Berna’, recluido entonces en la cárcel La Picota, empezó a realizar grabaciones indiscriminadas a varios de sus compañeros de reclusión. Uno de los personajes a los que más grabó fue el ex jefe de informática del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), Rafael García, quien es el principal testigo en el caso del director de ese organismo, Jorge Noguera, y la infiltración paramilitar en el DAS.

“Uribe no aguanta mi declaración”

Aunque la revista no entró en detalles de las grabaciones, presenta algunas afirmaciones que deberían ser objeto de investigación más profunda. Por ejemplo, evidencia la existencia de información que perjudicaría al presidente Uribe, y que el FBI norteamericano se manejaba en las cárceles colombianas como en su casa, y que además eludía recabar información que perjudicaba al mandatario.

“¿Cuántas veces se reunió usted con Uribe?”, le pregunta ‘Berna’ al ex jefe de infórmática del DAS. “Don Diego (nombre real de ‘Berna’), yo iba mucho con Jorge Noguera allá pero, que yo recuerde, tres veces significativas. Pero mire, don Diego, lo importante es que Uribe no aguanta un testimonio mío hoy día, que yo dé una entrevista, por ejemplo, en el ‘Washington Post’, Uribe no la aguanta”, dice García en la grabación.

Más adelante, García cuenta que fue interrogado por agentes del FBI norteamericano. “El tipo del FBI que vino me dijo: tu nos vas a decir todo lo que pasó en el DAS, el otro del FBI que vino me dijo que venía por el tema de las filtraciones en el DAS”, relata García a “Don Diego”.

El jefe mafioso interroga, “¿Pero le preguntaron por Uribe?”, a lo que el ex jefe de informática del DAS responde: “No, no me preguntaron por nombres, sino por los del DAS… el lío es lo que siempre hemos hablado, Jorge Noguera para ellos es mucho más importante que cualquiera de ustedes porque Jorge era el jefe de la inteligencia y su jefe inmediato era Uribe….”.

Negociando con Nariño

Mientras “Don Diego” se dedicaba a grabar a sus compañeros de presidio, sus hombres de confianza en libertad se dedicaron a hacer grabaciones que buscaban enlodar a miembros de la Corte Suprema de Justicia. Según la revista Semana, uno de los encargados de hacer esa labor era Diego Álvarez, el abogado de ‘Berna’. La revista sostiene que obtuvo videos y grabaciones que el defensor del ex paramilitar hizo clandestinamente y que después fueron entregadas a funcionarios del Palacio de Nariño.

En una de esas grabaciones de video clandestinas un hombre que después se reconoce como Henry Anaya habla con el abogado de “Berna” presentándose como enviado por la Corte Suprema. En la conversación, Anaya dice que puede conseguirle beneficios a ‘Berna’ a cambio de que declare o ayude con información a la Corte sobre políticos de Antioquia, Santander y Cundinamarca, entre otros. Además de solicitar dinero para evitar el traslado de cárcel.

Al mismo tiempo, se grabó video de una entrevista entre el abogado del paramilitar y el fiscal Velázquez. En esa reunión, el fiscal le informa sobre los beneficios legales que “Berna” puede obtener de su colaboración con la justicia. La idea era mezclar ambos videos y presentar una maniobra de la fiscalía para perjudicar a los políticos afines al gobierno.

Según la revista, el jefe paramilitar decidió en abril de este año compartir con el gobierno la información para retrasar la extradición a Estados Unidos que se amenazaba como inminente.

“Antonio López, alias ‘Job’, el hombre que durante muchos años fue la mano derecha de ‘Berna’ y quien fue asesinado el mes pasado, le contó a Semana en ese entonces que la decisión de extraditar a ‘Berna’ dependía sólo de la firma del Presidente y por eso habían decidido ‘ayudarle’ al Palacio de Nariño en la pelea contra la Corte, entregando los videos y las grabaciones que ellos tenían del magistrado, y el video de Anaya”, cuenta la revista el pasado viernes.

Junto al abogado de “Berna” concurrió a las oficinas del secretario jurídico de la Presidencia, en el Palacio Nariño, Antonio López, alias “Job”.

“Job”, era oficialmente entonces el vocero de los desmovilizados en Medellín, pero los organismos de inteligencia del Estado lo tenían fichado como integrante de la Oficina de Envigado, un grupo paramilitar aún hoy activo. Eso no fue inconveniente para que los funcionarios de Presidencia se reunieran con él.

Pese a la ilegalidad de uno de los mensajeros y la clandestinidad y manipulación de la información ofrecida, los funcionarios del gobierno intentaron aprovechar los videos y grabaciones.

A fin de eludir cualquier sospecha sobre los mismos y ocultar la procedencia de las “pruebas”, un funcionario de Palacio de Nariño solicitó al DAS la instalación de micrófonos ocultos y la interceptación de líneas telefónicas, entre ellas las del magistrado Velásquez y la del hombre del video, Anaya, para poder decir después que la información provenía de esa fuente.

Al parecer el DAS se negó a secundar la maniobra.

Y eso sin mencionar el contacto con los medios mafiosos.

Su lucha política y su gestión como administrador fueron tan transparentes como resueltas y valientes.

Mas halagos.

No pasó por la mente del presidente Uribe la bajeza de un crimen o de un abuso.

Ahora que lo menciona...
 
http://www.piensachile.com/content/view/3927/2/
Uribe, Criminal de Guerra

por Amado de Mérici (Chile)

JUEVES, 27 DE MARZO DE 2008

La incursión en Ecuador es una violación de la soberanía de ese país y la masacre en el campamento una abominable violación de los derechos humanos.

Un reciente editorial de El Mercurio es, pese a lo bizarro de la afirmación que sigue, representativo de la opinión generalizada, explícita y encubierta, de gran parte de la prensa chilena. Gira el escrito del 24 de marzo sobre la incursión militar colombiana en Ecuador y hace un recuento de lo que ha pasado desde entonces a nivel político y diplomático. La resolución de la OEA, dice, reafirma "la vigencia de los principios consagrados en el derecho internacional, del respeto a la soberanía, de la abstención del uso o amenaza de uso de la fuerza, y de no injerencia en los asuntos de otros estados". Destaca el rechazo a la "incursión de fuerzas militares [...] en territorio ecuatoriano" y el compromiso de los cancilleres de combatir las amenazas a la seguridad que representan grupos irregulares.

El autor lamenta luego que no se mencione en dicha resolución explícitamente a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y que no se acepte la clasificación norteamericana de esa organización como terrorista, que, según el editorialista, es una clasificación que utilizan algunos miembros "relevantes de la comunidad internacional".
Y lamenta también que no se denuncie el apoyo externo que recibirían las FARC.

Es conocido el carácter falaz y tendencioso del periodismo de este diario. Sus opiniones suelen ser peores. No está probado que alguna organización extranjera o país financie a las FARC. El autor aparentemente ha aceptado las afirmaciones del gobierno colombiano, en el sentido de que el presidente Hugo Chávez, de Venezuela, habría contribuido con dinero a la causa de la guerrilla colombiana. Esas afirmaciones no han sido demostradas y viniendo de quien vienen, simplemente no son creíbles. Según el gobierno colombiano se encontraron informaciones de ese tenor en un ordenador requisado en el campamento de la guerrilla atacado. Pero sin una opinión externa e independiente no se puede creer sin más en lo que diga el gobierno colombiano, que ha justificado la incursión militar en territorio ecuatoriano con una seguidilla de intolerables falsedades -entre ellas, por ejemplo, que un ministro ecuatoriano estaba implicado en la guerrilla colombiana.

Pero estos rasgos del periodismo de opinión al estilo de El Mercurio son menos importantes que la omisión mayor de su editorial. Y es que este diario, así como casi todos los diarios nacionales de Chile, no mencionan de ninguna manera que, aparte, y hasta por encima de la violación de la soberanía ecuatoriana, el peor crimen cometido por Colombia por orden de su presidente es el asesinato premeditado y alevoso de, según se especula, veinticinco personas -entre ellas un civil ecuatoriano y cuatro mexicanos. La matanza ordenada por el presidente Álvaro Uribe es simplemente un crimen contra la humanidad y/o un crimen de guerra, una violación espantosa del derecho internacional en su capítulo de derechos humanos. Esta macabra masacre, ejecutada desde el aire con la ayuda de los servicios secretos de Estados Unidos, se ve agravada todavía más por la posterior incursión de soldados colombianos en territorio ecuatoriano en un acto igualmente atroz, dado que su fin era rematar a las personas que hubiesen quedado vivas y profanar y robar los cadáveres de algunos de los caídos.

Pareciera que los empresarios dueños de periódicos y canales de televisión y sus esclavos acartonados y otros ideólogos en sus planillas de pago han decidido que la acción colombiana se justifica de algún modo por el carácter violento de algunas acciones de la guerrilla -en particular, la toma de rehenes. Pero por aberrantes e injustificadas que puedan parecernos las acciones de estos grupos guerrilleros, tienen sus miembros individuales tanto derecho a un debido proceso y al respeto de las normas básicas de justicia y de sus derechos humanos como cualquier otro ciudadano. Esta regla democrática de respeto por los derechos civiles y humanos de los ciudadanos ha sido violada de manera inexcusable por el gobierno colombiano.

Los guerrilleros y otras personas presentes en sus campamentos debiesen ser apresadas y llevadas a justicia por los crímenes que pudiesen haber cometido. Debiesen ser sentenciados después de un debido proceso. La mera pertenencia al grupo no implica un delito punible con la muerte ni tienen los políticos -como el presidente Uribe- derecho ni justificación alguna para ordenar el asesinato de esas personas. Lo que ha hecho Uribe es un crimen que no tiene nombre.

El presidente Correa, de Ecuador, no se ha explayado demasiado sobre el tema, pero ya indicó claramente que la acción colombiana violaba el derecho humanitario -vigente en todo el planeta, recordemos, hayan los países firmado o no los tratados que ratifican su vigencia. Por lo mismo, es de esperar que Ecuador lleve a Uribe al Tribunal Penal Internacional de La Haya, donde deberá ser juzgado por crímenes contra la humanidad.

Hace un tiempo el mismo El Mercurio publicaba una afiebrada columna de una señora llamada Karin Ebensperger.
En su escrito, esta señora pedía que los países americanos aceptaran la definición norteamericana que tiene a las FARC como grupo terrorista. El lema de la autora era que todos podíamos ser Ingrid Betancourt. Decía que la violencia y los secuestros no se podían aceptar. Agregaba que "las personas tienen derechos anteriores al estado, el fin no justifica los medios, no se debe hacer a otros lo que no nos gustaría que nos hicieran a nosotros mismos".

Dicho esto, parece olvidar lo que acaba de escribir y justifica el asesinato cometido por Uribe en Ecuador. A la señora aparentemente no le parece grave bombardear a un grupo humano y justificar el crimen diciendo que eran de las FARC, como si ser miembro de las FARC fuese un delito punible extrajudicialmente y con la muerte. Pero ¿qué sentido tendría tratar de indagar en los motivos de ciertas especies de ideas que cruzan las turbias mentes de la gente de extrema derecha?
Creo que sería más provechoso intentar establecer relaciones diplomáticas con la república de las mulas.

Esta repentina defensora de los derechos humanos no menciona en su diatriba ni una sola vez los innumerables y horrendos crímenes cometidos por las tropas de Uribe y las fuerzas mercenarias de los paramilitares. Y esa omisión delata su enanísima estatura moral. Si se puede decir a propósito de los injustificables secuestros a los que recurren las FARC, que todos podemos ser Ingrid Betancourt, también se debe decir que frente a la violencia desenfrenada e ilegal del gobierno colombiano todos podemos correr el destino de Raúl Reyes.

La prensa chilena no informa sobre los terribles crímenes que cometen día a día las tropas paramilitares y las fuerzas del gobierno colombiano. Hace unos días publicaba Los Angeles Times un tenebroso reportaje sobre la violencia del gobierno colombiano y sus paramilitares, publicado en español por mQh bajo el título de 'Militares de Uribe siguen matando'.
Según las informaciones recopiladas por su escritor, Chris Kraul, en Colombia han aumentado las ejecuciones extrajudiciales cometidas por tropas del gobierno de manera impresionante. La práctica habitual es matar a civiles inocentes -muchos campesinos y jóvenes desempleados- y vestir los cadáveres con el uniforme característico de la guerrilla.

Así lo han constatado las investigaciones de la Comisión Colombiana de Juristas y el grupo norteamericano Fellowship of Reconciliation. El año pasado las fuerzas armadas colombianas ejecutaron extrajudicialmente a 287 personas -y aquí estamos hablando solamente de los casos documentados sobre los que no caben dudas, pues se estima el número de civiles asesinados en varios centenares más.

Estas personas no eran guerrilleros de izquierda ni miembros de las FARC ni del otro grupo guerrillero, el Ejército de Liberación Nacional. Eran, según demuestran las investigaciones, civiles no implicados en luchas políticas y que fueron asesinados simplemente en el marco del plan del gobierno colombiano de demostrar que hay efectivamente una guerra que amenaza al país y seguir cobrando el dinero con que premia Estados Unidos los crímenes que cometen las tropas colombianas. Lo más espeluznante de toda esta historia es que es tan verídica que ha sido reconocida incluso por oficiales de las fuerzas armadas de Colombia, que han admitido recompensar a los soldados según la cantidad de víctimas que causen.

El reportaje de Kraul gira solamente sobre las ejecuciones extrajudiciales de civiles inocentes. Pero no son los únicos crímenes que comete Uribe. El asesinato sistemático de dirigentes sociales y sindicales ha sido otra de sus especialidades. Entre 1982 y 2005 se calcula que han desaparecido por acción de tropas del gobierno y fuerzas paramilitares unas quince mil personas; se han encontrado más de tres mil fosas comunes con los restos de víctimas de esos grupos (varios miles de personas). Según el Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado, las fuerzas paramilitares se han apropiado de casi seis millones de hectáreas de tierra. La misma fuente asegura que los paramilitares, desde su presunta desmovilización en 2002, han seguido asesinando a civiles a una tasa de seiscientas personas al año. Desde 1986 paramilitares y militares han asesinado a 2.554 dirigentes sindicales, y la matanza no para. El año pasado mataron a 39 dirigentes; en 1996, a 275.

¿Por qué será, pues, que las gentes de derecha ignoran o niegan estos crímenes? Pues de toda la violencia que domina a Colombia desde hace unos años, la violencia de las guerrillas parece el mal menor y en realidad pareciera que lo más urgente para que el país vuelva a cierta normalidad es reprimir o eliminar definitivamente a las fuerzas paramilitares y militares culpables de esta represión.

A los verdaderos terroristas hay que buscarlos más en el gobierno y en sus fuerzas militares y paramilitares y menos en las FARC ni el ELN.
Según las definiciones más extendidas y más sensatas de terrorismo -no las norteamericanas, ciertamente-, el candidato mejor calificado para ser clasificado de este modo es el gobierno colombiano mismo, pues sus crímenes satisfacen los criterios de la definición: atacan de manera sistemática a la población civil y a ciertos grupos de esta, con el fin justamente de causar terror generalizado y exterminar a ciertos grupos considerados enemigos -como los dirigentes sindicales. Hay cientos de casos que prueban la sistematicidad en la represión del gobierno colombiano. No existen pruebas semejantes para acusar a las FARC de terrorismo -aunque no pongo en duda que han cometido algunos de sus miembros crímenes inexcusables, como el secuestro de civiles y la ejecución no ha mucho de un grupo de prisioneros políticos.

Muchos analistas, con y sin seso, pasan por alto el origen de la violencia, como si esta cayese del cielo o como si hubiese una suerte de raza intrínsicamente violenta destinada al crimen. Los paramilitares son grupos de asesinos a sueldo pagados por hacendados, industriales y otras clases parásitas para asesinar a dirigentes sindicales y a campesinos de cuyas tierras y trabajo se quieren apropiar. La violencia de las fuerzas armadas de Uribe se dirige exclusivamente contra las clases pobres del país -piénsese que los jóvenes que asesinan para ponerles el uniforme de guerrillero son personas del campo o de barrios pobres y no se encuentran ricachones ni hijos de ricachones entre los asesinados. Uribe más que presidente de Colombia, es el cabecilla de una serie de grupos criminales, entre ellos, y según confesión de un ex jefe paramilitar, de un cartel de narcotraficantes.

Sin ir más lejos, el gobierno colombiano ha vuelto a amenazar a Venezuela y Ecuador con realizar incursiones en sus países si se les ocurriese hacerlo en su lucha contra las guerrillas. Juan Manuel Santos,
ministro de Defensa de Colombia, ha insistido en caracterizar la incursión en Ecuador como un acto de guerra legítimo, pese a la condena de la OEA y a la aparente aceptación de esa condena por parte de Uribe. Las declaraciones, que resaltan la escasa fiabilidad del gobierno colombiano, vuelven a tensar las relaciones regionales y obligan a Ecuador y Venezuela nuevamente a destinar recursos para enviar tropas a las fronteras. En tribunales internacionales, o a nivel de la OEA o en la ONU, los países amenazados por Uribe debiesen exigir que los costos de las operaciones militares para la defensa de las fronteras sean pagados íntegramente por Colombia, so pena de sanciones.

¿Pero no se habrá ido de la lengua el ministro Santos? Porque durante las últimas semanas se ha negado el gobierno colombiano a considerar parte beligerante a las guerrillas, por lo cual no se permite el mismo gobierno definir el conflicto con las FARC como guerra -ni legítima ni ilegítimamente. La insistencia del gobierno colombiano en rechazar las negociaciones con las guerrillas y en negarse a reconocerles la condición de beligerantes se debe sin duda, según sospechan muchos analistas, a que si así lo hiciera se vería obligado a respetar las leyes de la guerra - las Convenciones de Ginebra-, que contradice su estrategia, que incluye la utilización de fuerzas paramilitares y la violencia sistemática y masiva contra los ciudadanos de su país.
Negándose a respetar las Convenciones de Ginebra, cree el gobierno colombiano que no está sujeto al derecho internacional y que puede seguir secuestrando y asesinando a sus ciudadanos sin pagar las consecuencias.

El presidente Uribe ha demostrado en numerosas ocasiones ser un hombre en cuya palabra sería un error confiar. Últimamente intentó dos veces asesinar a las dos políticas liberadas por las guerrillas, mediante bombardeos aéreos que felizmente no causaron víctimas. Secuestró y encarceló a los emisarios que portaban las pruebas de vida de otro grupo de rehenes. Ahora con el asesinato de Raúl Reyes, que estaba justamente encargado de las negociaciones para liberar a los rehenes, deja todavía más en claro sus intenciones homicidas. Ciertamente ha de tomarse en cuenta que Uribe prefiere muerta a Betancourt, que viva, y es lo que ha tratado de lograr en los últimos meses. Eliminando a los dirigentes liberales y a los jefes de la guerrilla, Uribe, al buen y bruto estilo de los caudillos latinoamericanos, se deshace de sus dos grandes rivales.

Uribe y su guerra contra su pueblo se ha convertido en un peligro para toda la región. Sus recientes amenazas de reservarse el derecho a volver a matar incluso fuera de sus fronteras lo ponen en la lista negra de terroristas y otros parias del planeta. Está corriendo el riesgo de que si las guerrillas logran ajusticiarlo, sólo en su casa lamentarán su desaparición.

Vaya, vaya, miren lo que significa ver el prisma completo y poder así tener criterio propio...

Si como hombre de guerra ha sido inmaculado, y cuesta que lo sean los vencedores, como hombre de gobierno no tiene tacha.

¿Vencederos de que? No se ha ganado ninguna guerra.

Llamará la atención que una prensa despiadadamente crítica no pueda exhibir un caso, tan solo uno, en que pudiera quedar comprometido el honor del Presidente.

¿Solo uno? Esta bien...
 
http://www.telesurtv.net/secciones/noticias/nota/23300/venezuela-asegura-que-uribe-no-esta-comprometido-con-un-acuerdo-humanitario/
TeleSUR _ Fecha: 17/01/2008
Venezuela asegura que Uribe no está ''comprometido'' con un acuerdo humanitario


La Cancillería de Venezuela emitió este jueves un comunicado en el cual acusa al presidente de Colombia, Álvaro Uribe, de no estar "comprometido" con un intercambio humanitario con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y de estar más preocupado por "salvar las apariencias" que por "salvar las vidas de sus conciudadanos".

"El presidente Uribe no está comprometido con el intercambio humanitario, sino ciegamente empecinado en demostrar sus argumentos de guerra (...) Más preocupado (Uribe) por salvar las apariencias que por salvar las vidas de sus conciudadanos", enfatiza el texto.

En el documento, Venezuela asegura que la razón por la cual Colombia ataca al presidente de ese país, Hugo Chávez, es por que ha sido el único "que ha tenido éxito en la liberación de rehenes, y ha explorado el único camino hacia la paz y la unidad que necesita nuestro pueblo hermano: el camino del diálogo y el entendimiento", enfatiza.

Caracas asegura que el Gobierno de Colombia está "obsesionado" con la idea de "derrotar", por la vía militar, a las guerrillas y no en buscar una salida política al conflicto armado, que en abril próximo arribará a los 60 años.

"El gobierno colombiano no está comprometido con la paz, sino obsesionado con derrotar militarmente a las fuerzas insurgentes, obsesionado con la guerra. En lugar de poner todo su empeño en construir una solución política viable y duradera al conflicto armado, el gobierno colombiano busca cualquier pretexto para justificar su lógica militarista", añade.

La misiva oficial señala que las autoridades colombianas no crean las condiciones necesarias "para que cientos de familias vuelvan a reunirse", sino que por el contrario sabotea y obstruye las misiones humanitarias.

"En lugar de crear las condiciones, el gobierno colombiano ha llegado al extremo de obstruir y sabotear las misiones humanitarias de rescate impulsadas por la comunidad internacional, poniendo en riesgo la vida de personas inocentes", denuncia.

Colombia se interesa más en "mendigar la indulgencia interesada " de Estados Unidos que en adelantar gestiones de paz, según la Cancillería.

El documento califica como "ofensivo y desesperado" el comunicado emitido el miércoles por Colombia y destaca su "torpeza", al reconocer en el escrito las consecuencias negativas que el conflicto armado colombiano tiene sobre la población venezolana, lo cual, justificaría cualquier medida que, siguiendo los lineamientos del derecho internacional, el país suramericano pueda tomar para neutralizar esa situación.

"En una expresión de torpeza, la cancillería colombiana reconoce los efectos negativos del conflicto armado sobre la población civil venezolana, lo cual justifica, cualquier medida que, en el marco del derecho internacional, el gobierno bolivariano pueda tomar para regularizar esta situación", enfatiza.

Para el Gobierno de Venezuela, Colombia no está interesada en preservar la soberanía y se desespera por "desviar la atención" de sus ciudadanos de la "masiva" presencia de tropas estadounidenses en sus territorios.

Además se ratifica la voluntad del Gobierno de Chávez para lograr nuevas liberaciones y reitera la propuesta de "avanzar en una fórmula que regularice y humanice el conflicto armado colombiano".

El miércoles, el canciller de Colombia, Fernando
Araújo, leyó un comunicado donde Bogotá pedía que "cesen las agresiones" contra su país, al asegurar que Chávez "no desaprovecha oportunidad para maltratar a Colombia y a su Gobierno" y "confunde la cooperación con la injerencia" en asuntos internos.

No podrán derrotar jamás a las FARC porque las FARC son producto de la exclusión y el anti prisma que ellos mismos promueven y mientras exista la exclusión existirá el Cáncer social y mientras exista el Cáncer social habrá guerrilla. Señores todo es una estafa, esa guerra es imposible de ganar mientras las causas que la generan sigan allí y peor aun, se fortalezca la exclusión, la injusticia social, el anti prisma y por ende crezca el Cáncer, el tumor maligno que tiene Colombia. Colombia sin conciencia, es victima de su inconsciencia, yo hago responsable intelectual de esa guerra a los medios de Comunicación y a los centros Intelectualistas si fuera por ellos esa guerra seria eterna, porque siempre le negaran el derecho a Colombia de ser dueña de su propia conciencia y de tener libertad para pensar y disfrutar del prisma de las ideas.

Álvaro Uribe está en la línea de los hombres más talentosos que en la vida pudimos conocer.

No se a que llama el talento, para mi Uribe me parece un personaje oscuro y aburrido que se limita a decir lo que le dicen. Hombre talentoso es por ejemplo Michael Jackson y su estilo propio y es que para mi talento tiene que ver con personalidad propia y sin duda Uribe no la tiene, es un titere. Me parece mas un robot a control remoto.

Su inteligencia es a veces ofuscante, desmedida, sin concesiones ni parcelas.


*Yo como que voy a necesitar muchos ejemplos de eso *Risas* Yo no le hago devoción a la inteligencia, a veces demasiada lleva al extremismo.

Le vale igual para tratar de matemáticas que de filosofía, o simplemente para ser lo que más le gusta, práctico y directo. No se pierde en un raciocinio ni se enreda en una explicación.


Matemáticas, la organización de las cantidades y la Filosofía, el orden de las ideas necesitan un ámbito, un espacio, un limite dimensional, por ejemplo si va a organizar ideas sobre gusanos de tierra no incluiría ideas sobre el elemento de Uranio u Oro, del mismo modo que si va a trabajar con matemáticas debe llevar todo a una misma dimensión, por ejemplo si va a trabajar con kilos no va a incluir milímetros, hacerlo requiere un procedimiento y ya eso es computación. Es necesario entonces buscarle el sujeto, la fuente de la realidad Colombiana para saber en base a que se es matemático y filosófico relativo a esa sociedad.

Si sabemos donde esta la realidad sabemos que se considera matemático y filosófico de acuerdo a esa realidad. Por ejemplo, si usted es excelente contando y analizando ganado, y puede contar mas de cien con una larga mirada con gran precisión, eso no quiere decir que usted sea considerado con talentos matemáticos en donde no hay ganado sino veleros y barcos, en ese caso el matemático seria el marinero que conoce mas de barcos.

Así vemos que el talento muchas veces se relaciona con el ámbito de la realidad en que se esta. Otro ejemplo es el ayudando de autobusero, ese cobra a las personas, puede tener excelente memoria de saber quien entro y no ha pagado aun si hay mucho movimiento, puede ser un genio en eso, pero a pesar de todo lo matemático que es en eso su talento no es reconocido, a pesar de ser muy inteligente y es porque ese talento no esta en sintonía con la realidad social.

Por eso es importante saber cual es la realidad Colombiana bajo la cual se mide la excelencia de la matemática y la filosofía. Si lo vemos así entonces si es cierto que Uribe es practico y directo y con mucho talento pero el asunto es que esa realidad no es aceptable.

¿Donde esta la realidad que ve el Colombiano?
 
http://www.dhcolombia.info/spip.php?article528
Uribe enredado en su “guerra mediática”

Por: Eduardo Tamayo G. / Tomado de: http://alainet.org/active/22928
dhcolombia / Domingo 23 de marzo de 2008

Uribe enredado en su “guerra mediática
Eduardo Tamayo G.

Más rápido se atrapa a un mentiroso que a un ladrón” reza el dicho popular que perfectamente puede aplicarse al Presidente Alvaro Uribe Vélez y su “guerra mediática” con la que pretende levantar una cortina de humo para ocultar el bombardeo de un campamento de las FARC en territorio ecuatoriano, en flagrante violación a su soberanía. En efecto, todavía está fresco el fiasco de la reciente XXV Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de la OEA, donde los diplomáticos colombianos repartieron una foto, publicada en el diario colombiano El Tiempo, en la que supuestamente aparecía el ministro coordinador de seguridad interna ecuatoriano Gustavo Larrea reuniéndose con el ex Nº 2 de las FARC, Raúl Reyes. La foto correspondía en realidad al dirigente comunista argentino Patricio Etchegaray, quien inmediatamente salió a desmentir la impostura.
A Uribe le salió el tiro por la culata porque la supuesta prueba de la vinculación de las FARC con el gobierno ecuatoriano quedó desbaratada y los cancilleres tuvieron que aprobar una declaración que refrendaba la del Grupo de Rio, que en lo esencial rechaza la incursión militar ecuatoriana y dice no a la doctrina de la guerra preventiva diseñada en Washington.

Realidad y ficción

El primero de marzo de este año se produjo un hecho real, evidente, incontrastable: militares y policías colombianos penetraron a territorio ecuatoriano, bombardearon un campamento de las FARC, remataron a los heridos y se llevaron como trofeo de guerra al cadáver de alias Raúl Reyes, dejando abandonadas a tres mujeres que quedaron mal heridas, entre ellas la mexicana Lucía Morett que sobrevivió para contarlo. Entre los muertos, había cuatro jóvenes mexicanos y un ecuatoriano.

Este es el hecho probado, reconocido por todos, inclusive por el gobierno de Alvaro Uribe, y rechazado en forma casi unánime por los gobiernos y los pueblos del continente, con excepción de Estados Unidos. “América Latina no es Medio Oriente y no queremos un Israel en esta región”, es el mensaje. Quedó en evidencia el carácter belicista del gobierno de Uribe y del dueño del circo, George W. Bush, y que el objetivo de la incursión a suelo ecuatoriano era desestabilizar al gobierno de Rafael Correa y a la unidad sudamericana en la que soplan aires de independencia y soberanía que no son del agrado de Washington.

Frente a esta situación, Uribe y todas las fuerzas que lo acompañan y apoyan a escala nacional e internacional reaccionaron con una estrategia mediática concertada para distraer y confundir a la opinión pública. Los medios que han acolitado a Uribe en sus mentiras y medias verdades tienen nombre y apellidos:

1) El diario El Tiempo de Bogotá, el único de circulación nacional, que es propiedad de la familia Santos (y en la que acaba de comprar acciones el Grupo Planeta de España) que tiene dos destacados representantes en el gobierno de Uribe: El Vicepresidente Francisco Santos Calderón y el Ministro de Defensa, Juan Manuel Santos.

2) El Grupo Prisa, transnacional española de multimedios que publica en Madrid el diario El País y en América Latina es propietario de radio Caracol, la principal cadena de Colombia, de Radiópolis en México, de radio Continental en Argentina y de otras radios en Costa Rica, Chile, Panamá y Estados Unidos (Miami y sur de California). En Bolivia, edita los diarios El Nuevo Día, Extra y La Razón. (1) En los últimos años milita en el campo de la oposición a los gobiernos progresistas de Venezuela, Bolivia, Cuba y últimamente de Ecuador.

3) La cadena estadounidense CNN, que, en el último conflicto ecuatoriano-colombiano, emitió información sesgada a favor de Uribe. Según el gobierno ecuatoriano, CNN, en la primera semana del conflicto, transmitió 6 noticias a favor de Ecuador, 52 en contra y 22 neutras. (2)

4) Ciertos canales y medios ecuatorianos que se hicieron eco de las informaciones difundidas por los medios citados y cayeron en el juego de Uribe. (3)

La estrategia mediática era clara: intentar relacionar a las FARC con los gobiernos de Ecuador y Venezuela y presionar para que Rafael Correa abandone su política de neutralidad y no injerencia en el Plan Colombia y llevarlo a que declare como “terrorista” a las FARC, para que asuma todas las consecuencias que ello implica en el campo militar y diplomático.

Toda esta “guerra mediática” se basa en las informaciones de tres laptop supuestamente pertenecientes a alias Raúl Reyes que “resistieron” a las 10 bombas de fragmentación que lanzaron los aviones colombianos en el campamento de las FARC en Angostura. Y de estas laptop, salieron las supuestas pruebas para relacionar a los gobiernos de Ecuador y Venezuela con las FARC. Y con estas supuestas pruebas, el gobierno estadounidense intenta incluir a Venezuela en el “eje del mal” y desestabilizar al gobierno de Rafael Correa.

Mientras el Presidente Rafael Correa, tras el espaldarazo que recibieron las tesis ecuatorianas en el Grupo de Rio, declaraba, un poco apresuradamente: “al final ganamos la batalla informativa a nivel internacional y nacional”, Uribe proseguía con su “guerra mediática” utilizando los viejos métodos y trucos de la CIA y la FBI, que le han permitido pasar de victimario a víctima.

La "realidad" social la controlan los medios Intelectualistas, hay una esclavitud ideológica en Colombia. Por eso ser matemático, filosófico, practico y directo en esa realidad esclavista es ser nefasto para la libertad de conciencia... Es como decir que se puede ser un esclavista ejemplar, no que eso le agrade a los hombres que aman la libertad...

Mientras mas alabado y querido sea Uribe por los Intelectualistas, mas peligroso es para la humanidad, por eso es cierto que puede ser excelente, pero eso depende de la realidad en que se encuentre. Esa realidad es la que no es aceptable, ni mucho menos sus hombres y mujeres ejemplares, es esa realidad la que hay que cambiar.

No es nuestro Presidente ahora un buen lector. Pero tuvo que serlo. Cuando recita viejos poemas o va directo al grano en una disquisición lógica o axiológica u ontológica o histórica, deja saber de su amistad con los libros, así la tenga en receso. Y los muchos que leyó los tiene tan presentes como si estuviera recorriendo sus mejores líneas.

Intelectualismo, la fe extremista en el intelecto. Se nota que el sacerdote de el Intelectualismo es puro en su demencia extremista. No solo eso, lo veremos cometer discriminación y exclusión con las ideas en el siguiente comentario.

Queremos decir que su memoria es desconcertante, pero que no la deja extraviar en el detalle pobretón o subalterno.

Aquí es donde discrimina. Si una persona tiene detalles de esos que el llama pobretón y subalterno... Entonces es lógico pensar que esa persona para el debe ser pobretón y subalterno. Es discriminar a las personas a un rango social por sus ideas y capacidad de memoria, en fin es Intelectualismo puro.

Condición que reluce cuando de catar buenos textos se trata. Lo seduce la prosa buena, el pensamiento profundo, el gayo estilo.

Mas síntomas de un fuerte intelectualismo. Nótese que para el la integridad del alma no significan nada, sino la supremacía del Intelecto. Esto son el tipo de extremistas que son mas peligrosos para una sociedad. Este tipo de enfermos es lo que crea el imperio Intelectualista para apoderarse de la conciencia de los pueblos victimas.

Muchos, creen aun que todo se resume a Capitalistas y Comunistas, pues aquí les tengo una poderosa evidencia de que los Intelectualistas si existen mas allá de la creación del sistema, como lo es el Comunismo y el Capitalismo. Estos no son extremistas ni de la comunidad ni del capital, son extremistas de Intelecto y son inmunes, como agentes del sistema intelectualista a las criticas bipolares. Es inútil combatirlos con ideologías que no sean de espectro completo.

Nunca ocultó el Presidente su pasión por las cosas, que se manifiesta en esa casi obsesiva devoción por el detalle.

¿Pasión en Uribe? No he sentido nada de eso, en todo caso tendrá la pasión de una piedra.

En un país de políticos diletantes con ínfulas de sabios, este se la juega por el número exacto, la geografía minuciosa, la oportunidad precisa.


Eso todo es de acuerdo a la realidad en la que se mire, o para ponerlo mas coloquialmente, a la música que se baile.

A Uribe no se le puede llegar con teorías que sustituyan la realidad, ni que la encubran.


La "realidad" colombiana la crean los medios de comunicación Intelectualistas.

Porque no sabiendo mentir, es peligrosamente confiado, especialmente con los que tiene a su lado, o al lado de su corazón.

Puedo estar de acuerdo en eso de que no sabe mentir...
 
http://www.desconexioncubana.com/foro/showthread.php?t=5991
Rafael Correa: Uribe miente descaradamente

LIMA, 4 de marzo (PL).— La crisis entre Colombia y Ecuador sólo podrá superarse con un compromiso serio de Bogotá de abstenerse de agredir a sus vecinos y con el cese de la campaña colombiana contra Quito, advirtió hoy aquí el presidente Rafael Correa.

En una conferencia de prensa tras su arribo a esta capital para entrevistarse con su homólogo peruano, Alan García, Correa respondió con serenidad y firmeza las preguntas sobre la posición de su país en la grave crisis planteada por el ataque colombiano a territorio ecuatoriano, del sábado último.

Es difícil hablar con una persona que miente descaradamente y cuando se le descubre la mentira, se inventa una nueva infamia; que traiciona y apuñala por la espalda a un país amigo, dijo, a tiempo de señalar que Ecuador tratará de resolver la crisis por medios diplomáticos, hasta las últimas consecuencias.

Correa subrayó que el ataque colombiano a su país no es un problema sólo bilateral, sino regional, pues genera peligro para todo el área, como precedente intolerable, por haber atentado contra la seguridad y el derecho internacional

Presidente Correa : "Uribe mintió descaradamente a Ecuador"

LIMA, 4 (ANSA) -
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, declaró hoy que el mandatario Alvaro Uribe "miente descaradamente" sobre el conflicto generado entre ambos países a raíz de un ataque a las FARC en territorio ecuatoriano y dijo que va a ser "muy difícil" conversar con él para solucionar la crisis diplomática bilateral.
Correa hizo esta declaración en el grupo aéreo número ocho de Lima en una conferencia de prensa convocada a último momento, tras su arribo a Lima y antes de dirigirse a la reunión con el presidente Alan García.
El mandatario dijo que su gobierno "no apoya" al grupo armado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y declaró que Uribe "no quiere la paz, quiere la guerra" y que el gobierno colombiano "tiene mala fe" al crear "una infamia" sobre un supuesto apoyo ecuatoriano a las FARC.
Demandó a Uribe "desmontar toda esa patraña que han inventado" y que ofrezca disculpas. JFC
04/03/2008 16:31

Eso fue en el 2008, hoy la acusación es contra Venezuela y es por los mismos autores, los medios de comunicación Intelectualistas y su anti prisma. Los medios son los culpables de lo que esta pasando entre los dos países, ellos son los que arman el espacio del conflicto y promueven el odio. Este sitio web esta lleno de pruebas de que eso es así. No es Uribe quien miente, son los medios de Comunicación que controlan a Colombia y tanto es así que el próximo presidente de Colombia es del Grupo Editorial El Tiempo... ¿Casualidad? No creo...

Esa devoción del Presidente por las cosas, con la que cumple el sagrado mandato orteguiano, lo lleva a quehaceres, actitudes y posiciones humildes.

Sagrado mandato dice el... ¿Están viendo que no mentía cuando dije que este señor es un sacerdote de la Iglesia de adoración a los Intelectualistas? Para los triple equilibrantes lo sagrado es lo que libera la conciencia y fortalece la integridad del alma, para los Intelectualistas lo sagrado es lo que esclaviza la mente. Me complace demostrarles que los Intelectualistas si existen con este lamentable ejemplo de enfermo mental.

Su aversión a las formas más altas y delicadas, a ciertos refinados gustos, a ciertas sutilezas de la conducta, lo muestra en ocasiones bronco o distante.


Por un lado dice que es apasionado, yo dije que tendría la pasión de un piedra... Ahora se ve que mi comentario es acertado y que Uribe si es frio y distante.

Su advertida incapacidad para la diplomacia tiene la contrapartida de la sencillez y la franqueza, no siempre aconsejables para el príncipe.


Aparte de cumplir un mandato sagrado, es ahora un príncipe... Allí se ve el vinculo entre los Intelectualistas de ahora y los de el pasado, que estaban fuertemente ligados a las monarquías, de hecho en el Imperio Romano se le llamaba Sagrado a todos sus lideres y el imperio como tal se llamaba el Sagrado Imperio Romano. Esa mentalidad monárquica y de esclavitud se nota fuertemente en las palabras de ese intelectualista.

Es curioso que hombre tan pragmático y aparentemente tan duro tenga la más extraña capacidad para llegar al corazón de la gente, en especial de la humilde.


Segunda prueba de que no me equivoque al decir que Uribe tiene la pasión de una piedra. Aquí esta diciendo que es duro, arriba decía que es distante. El puede llegar a la gente es por los medios de comunicación y la dictadura Intelectualista.

Pero no solo llega, sino que se instala y permanece. Su fama crecerá también "como la sombra cuando el sol declina".

¿La sombra cuando el sol declina? Que halago tan espantoso.

Y para trabajar, parece nacido de la raza de los titanes. Es humanamente inexplicable.

Aparte de sagrado también es como un Faraón, un hijo de los Dioses para este adorador de la Iglesia de Satán, del templo de los Intelectualistas. Un simple esclavo de los Intelectualistas y del Anti prisma es lo que es Uribe, por ende un Anti Cristo que es como lo llamarían los religiosos. Todo su supuesto poder proviene de la manipulación de los medios y de los Intelectualistas. Es la representación encarnada de la esclavitud ideológica.

Otro como él no volverá.


Esperemos que sea así...

Haga click aquí para volver al índice.