El Tiempo - 28 de Julio del 2010
eltiempo.com / opinión / columnistas
Otros columnistas


Jamás hubo una sola guerra justa


No hay palabras, ni manera de explicarle a una madre la muerte de un hijo destrozado por las balas. No hay palabras, ni manera de explicarle a un paralítico, ni a su esposa, su estado por culpa de las armas. Son atrocidades de las que no quiero tener culpa alguna, ni siquiera indirectamente. De modo que, con el perdón de los lectores, aprovecharé estas tontas bravuconadas de Chávez para hacer una condena muy radical de la guerra.

Es bonita la historia. De pequeño solía ir con mis mayores, militares, a los cuarteles y regimientos y admiraba los históricos trajes, coloridos, de los soldados durante los desfiles. Pero, ya grande, me enteré de que muchos países, como Canadá y Australia, se independizaron sin guerras, y hoy son más progresistas que toda América Latina. Sigo teniendo un gran cariño por mis mayores, pero lamento profundamente las inútiles muertes de las luchas armadas por todo el continente.

Ya en 1870, uno de los más grandes pensadores de América Latina, Juan Bautista Alberdi, escribió, en 'El crimen de la guerra', que "el derecho de la guerra es... el derecho del homicidio, del robo, del incendio, de la devastación en la más grande escala posible; porque esto es la guerra... el derecho del crimen, contrasentido espantoso y sacrílego, que es un sarcasmo contra la civilización".

Tomemos, por caso, el paradigma de las guerras supuestamente "justas", "en defensa propia", la Segunda Guerra Mundial (SGM). Ivan Eland, para quien "la revolución americana... probablemente disminuyó la libertad... las guerras casi siempre lo hacen", cuenta que la SGM, "la más horripilante de la historia", supuso un aumento del estatismo. El gobierno asumió nuevamente el control de la economía, que llegó a representar más del 40 por ciento del PIB, máximo histórico, además de conculcarse muchas libertades civiles.

Charlton Heston, de derechas, afirmó (probablemente sin saber hasta dónde llegaba): "... recuerdo estar volviendo desde ultramar en una mañana soleada de victoria al final de la SGM... pensábamos que la libertad rápidamente se esparciría por el mundo, que quedaría libre de guerra y tiranía. Estábamos equivocados. Fue la tiranía (soviética) la que prosperó, por más de cuarenta años".

Entonces, ¿la SGM no fue la guerra más eficaz, tan necesaria para que Occidente se librara del mal? Un análisis objetivo muestra cosas muy diferentes. En lugar de acabar con una tiranía dio lugar, y hasta legitimó, a otra: la URSS. La gran ironía es que esta última dictadura, aun siendo mucho más poderosa, ya que contaba con imponentes arsenales nucleares, luego fue vencida, sin guerras, a través de la paz.

Un solo homicidio es injustificable, sin que importe la ideología, nacionalidad, religión, grupo étnico o cultural. De manera que las estadísticas no tienen sentido, pero sirven para graficar la cuestión. Nunca sabremos cuántos habría asesinado el antisemita Hitler de haber seguido. Pero, aun si hubiera matado a, digamos, 30 millones de personas (en aquel momento, en el mundo había unos 18 millones de judíos), lo que es extremadamente exagerado, hubiera asesinado a menos que la SGM, que produjo, al menos, 36 millones de víctimas, y algunos investigadores suman más de 45 millones.

Además, esta guerra destruyó ciudades enteras, lo que provocó unas pérdidas materiales y económicas que Hitler jamás hubiera logrado. La gran ironía es que la SGM creo al imperio soviético que, solamente bajo Stalin, cometió más de 33 millones de homicidios.

¿Cómo lograr la paz? Desoyendo a los violentos, que son ineficaces y nada consiguen. Según santo Tomás de Aquino, la violencia es contraria a la naturaleza humana al punto de que, según Etienne Gilson, para el Aquinate lo natural y lo violento se excluyen. Es decir, que la coacción (la violencia), al desarticular la armonía propia de la naturaleza, provoca unas tensiones que pueden degenerar en mayor agresividad.

Así los gobiernos inician las guerras. Vía el monopolio de la violencia que se atribuyen los Estados, empiezan por imponer regulaciones y prohibiciones que subvierten las relaciones naturalmente pacíficas de las personas dentro del mercado, o de las relaciones internacionales con irritantes fronteras, aduanas, visas, pasaportes y demás fuentes de conflicto.

Robert Spaemann recuerda que, en el siglo XVII "soberanos", de hecho, significaba: "capaces de hacer el mal con impunidad". Así, si Chávez continúa con su escalada autoritaria, esto es, cada día aplica más coacción, más violencia sobre la sociedad y sus vecinos, terminará intentando una guerra. Y digo intentando porque, para toda pelea, hacen falta dos partes.

* Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

Por Alejandro A. Tagliavini *
Comentarios
Nota: En una dictadura editorial antiprisma como lo es el periódico El Tiempo, nada de lo que se opina es colocado si no tiene la autorización expresa de sus editores. Eso es especialmente cierto para los columnistas. Por ejemplo en El Tiempo esta permitido que se hable lo peor de Chávez, pero esta prohibido resaltar lo mas mínimo que sea bueno.

¿Cómo lograr la paz? Desoyendo a los violentos, que son ineficaces y nada consiguen. Según santo Tomás de Aquino, la violencia es contraria a la naturaleza humana al punto de que, según Etienne Gilson, para el Aquinate lo natural y lo violento se excluyen. Es decir, que la coacción (la violencia), al desarticular la armonía propia de la naturaleza, provoca unas tensiones que pueden degenerar en mayor agresividad.

Si a eso vamos entonces eso combina perfectamente con la lucha por la integridad del alma y la libre conciencia en contra del anti prisma y el atropello a la conciencia que causan los Intelectualistas. Lo natural, la integridad y lo violento, el extremismo se excluyen, por eso es que el TRIBalance no causa guerras, como mienten los perversos Intelectualistas sino todo lo contrario, las evita, por eso es que hay que usarlo.

Así los gobiernos inician las guerras. Vía el monopolio de la violencia que se atribuyen los Estados, empiezan por imponer regulaciones y prohibiciones que subvierten las relaciones naturalmente pacíficas de las personas dentro del mercado, o de las relaciones internacionales con irritantes fronteras, aduanas, visas, pasaportes y demás fuentes de conflicto.

Eso es falso, los medios de comunicación pueden iniciar guerras, vía el monopolio de la violencia Ideológica que se atribuyen los medios de comunicación, comienzan por imponer censuras y prohibiciones que subviertan la relaciones humanas pacificas al fortalecer el anti prisma y el atropello a la conciencia de los demás. Los medios Intelectualistas también afectan las relaciones internacionales de los países y sobre todo El Tiempo causa irritaciones en la frontera y odio entre los países, tratando de crear fronteras ideologías en lugar de integridad de los pueblos creando así toda clase de conflictos.

Robert Spaemann recuerda que, en el siglo XVII "soberanos", de hecho, significaba: "capaces de hacer el mal con impunidad".

Impunidad para cometer todo tipo de crímenes contra la conciencia es todo lo que pide la S.I.P. y es una de las cosas que mas defiende el Gobierno de los Estados Unidos por parte de su Departamento de estado. Impunidad, para acabar con el prisma de las ideas, montar una dictadura ideológica y destruir la conciencia de la humanidad causando con ello problemas graves a la sociedad y al individuo, que incluso puede llegar a suicidarse.

Así, si Chávez continúa con su escalada autoritaria, esto es, cada día aplica más coacción, más violencia sobre la sociedad y sus vecinos, terminará intentando una guerra. Y digo intentando porque, para toda pelea, hacen falta dos partes.

Gente mala hasta los huesos, no es Chávez quien esta en una escalada autoritaria, son los medios de comunicación y las mafias intelectuales las que han arreciado en sus ataques, cada día aplican mas coacción y son mas violentos con su propia sociedad y sus vecinos. Este sitio web esta lleno de ejemplos de odio supremo, anti prisma, declaraciones de guerra, promoción a la desintegración familiar y religiosa así como otros muchos crímenes cometidos por los medios de comunicación Intelectualistas. Pero al mismo tiempo que intentan una guerra los triple equilibrantes, defensores de la conciencia se les enfrentan, para desenmascarar a los fariseos Intelectualistas que engañando a un pueblo quieren quemar vivo a todo aquel que se resiste a la tiranía ideológica y la demencia de los extremistas Intelectuales.

Center on Global Prosperity, de Oakland, California

Es un componente mas del sistema Intelectualista, tratando de ocultar el inmenso daño que causan los medios Intelectualistas. Con ese tipo de organizaciones solo puede haber una respuesta: El TRIBalance, ya que son Intelectualistas puros, así que son inmunes a ideologías de izquierda o derecha. Es parte del esfuerzo que realiza el Imperio para tratar de esconder a la conciencia y así continuar manteniendo al mundo en la oscuridad. Ese atropello ellos lo llaman influencia, cuando en realidad lo que son es ladrones y mafiosos de conciencias. Lo mas odioso es que se creen en el derecho de llamar prosperidad Global, cuando no hay nada mas anti conciencia Global que la búsqueda del control del Imperio a la conciencia Global.

Ellos trataran de consumar el robo de la conciencia mundial, pero para evitar eso están los defensores de la conciencia.

Haga click aquí para volver al índice.