El Tiempo - 28 de Julio del 2010
eltiempo.com / opinión / columnistas
Jose Obdulio Gaviria

PSUV y Farc, organizaciones hermanas


El venezolano Alejandro Peña Esclusa es intelectual de campanillas. Su vida son la palabra y el argumento; su ideal, la libertad. Pero para el régimen que subyuga a Venezuela, un liberal es un indeseable, un terrorista. Por eso, los 'alejandros peñas' de Venezuela sólo tienen la alternativa del exilio o de la cárcel. Como Peña Esclusa, intelectual y político intrínsecamente bueno, no aceptó huir, entonces está preso.

Para el colombiano Luciano Marín, alias 'Iván Márquez', tercero en la jerarquía de la banda terrorista Farc, su ideario es el marxismo y su praxis, la violencia. Y eso, para el régimen chavista, vale un potosí: Márquez es bienvenido a Miraflores, los militares y policías le rinden honores y tiene a su servicio guardia pretoriana. En Venezuela, los 'lucianos marines', no importa su nacionalidad (el proletariado, predica Marx, no tiene patria), encuentran refugio y amparo. Desde allí pueden impartir órdenes que, aunque sean crímenes en Colombia, el gobierno venezolano considerará actos heroicos de una organización hermana, las Farc, porque con ella tiene plena comunión de ideas.

Observemos lo siguiente: aunque Peña Esclusa es venezolano, la opinión pública mayoritaria en Colombia califica su acriminación como una gran injusticia y por muchas vías exige su libertad (y la de centenares de presos políticos). En cambio, a pesar de que Luciano Marín es colombiano, esa opinión repudia la liberalidad y largueza con que lo trata el régimen venezolano. La no acriminación de Márquez en Venezuela constituye una agresión a la nación colombiana toda. Pero lo interesante es que de esos hechos podemos deducir que nuestros alineamientos en la confrontación entre los gobiernos de Colombia y Venezuela no están definidos por la nacionalidad que tengamos sino por la corriente política e ideológica a la que estemos adscritos.

Al gobierno colombiano lo rige una Constitución democraticoliberal, que consagra un estricto sistema de separación de los poderes públicos. Aquí es inadmisible la prédica de la combinación de las formas de lucha (es decir, que un partido anuncie en su plataforma, que si pierde las elecciones se reserva el derecho de usurpar el poder por vía de la fuerza). Nuestra Constitución consagra las libertades públicas y los derechos individuales y tiene mecanismos expeditos para su defensa. Entre nosotros, el derecho de propiedad y la inversión extranjera son inalienables. El expansionismo territorial y la injerencia de nuestro Gobierno en asuntos internos de otros países sería cosa impensable.

Estudiemos, en cambio, a Venezuela: en abril (2010), Chávez encabezó el Congreso del Partido Socialista Unificado de Venezuela. Él y sus socios anunciaron la adscripción a un marxismo (bastante ordinario), según consta en el Libro Rojo del PSUV (ver página web). En la página 45 se definen, entre muchas otras cosas, como: anticapitalistas, antiimperialistas (es decir, antinorteamericanos), marxistas, internacionalistas y vanguardia política del proceso revolucionario (traduzco: no tendrán inhibiciones para intervenir en otros países y expandir sus fronteras).

Son muy bonitas y "políticamente correctas" las voces colombianas de mediación y diálogo; son hasta entendibles las declaraciones de inconformidad con Uribe para ver si a Chávez se le quita el malgenio. Pero son ingenuas. Entendamos y aceptemos que todos los demócratas, colombianos o venezolanos, tenemos un mismo enemigo, con el cual no puede haber ningún arreglo: la Coordinadora Continental Bolivariana, de la cual son adherentes Chávez y las Farc. El nuevo gobierno de Colombia continuará la batalla diplomática con firmeza. Nadie le pide que deje de ser amable y respetuoso, pero sí aconsejamos no dar papaya, porque lo que quiere el PSUV es engullirnos y constituir aquí un gobierno títere de las Farc. Qué tal dejárnosla montar y tener que aceptar que a algún diplomático nuestro lo terminen llamando como Metternich, burletero, llamó a Aberdeen después de que le hizo morder el polvo: "querido bobalicón de la diplomacia".

Jose Obdulio Gaviria
Comentarios
Nota: En una dictadura editorial antiprisma como lo es el periódico El Tiempo, nada de lo que se opina es colocado si no tiene la autorización expresa de sus editores. Eso es especialmente cierto para los columnistas. Por ejemplo en El Tiempo esta permitido que se hable lo peor de Chávez, pero esta prohibido resaltar lo mas mínimo que sea bueno.

Jose Obdulio Gaviria es un poderoso ejemplo de lo que es un criminal Intelectualista. Si no me creen pues vamos a analizarlo desde el punto de vista triple equilibrante.

Pero para el régimen que subyuga a Venezuela, un liberal es un indeseable, un terrorista.

Para ose Gaviria un liberal se entiende como un defensor de los Intelectualistas, o sea lo que yo llamo un terrorista mediático. Para mi alguien que de verdad sea libertador, o liberal es alguien que luche por la libertad de conciencia y en contra de los Intelectualistas.

Como Peña Esclusa, intelectual y político intrínsecamente bueno

Peña Esclusa es un peligroso extremista anti prisma, es la intolerancia y el odio encarnado, un autentico demonio, como lo es Gaviria.

"la banda terrorista Farc, su ideario es el marxismo y su praxis, la violencia."

La banda de los mafiosos intelectuales siempre pasa escondida, no se menciona, aunque siempre su praxis sea la violencia. Bandas como por ejemplo la S.I.P. o el Grupo de Diarios las Américas y demás grupos Gangsters promovidos desde los Estados Unidos.

Es falso que el ideario de las Farc sea la violencia, eso es mas el Ideario de Al Quaeda, la cual no come cuento para explotar y causar pánico puro matando a cientos de civiles. Hay una gran diferencia entre las Farc y los grupos mas extremistas del medio oriente, esos en el medio oriente sencillamente destruyen como su única forma de hacerse valer, en cambio las Farc no detonan bombas en templos y mercados a cada rato. Las Farc como tal no existen, es creado permanentemente por la presencia de los extremistas opuestos a ellos.

Mientras mas cruel sea el esclavista, mas fuerte será la rebelión en contra de el, y aquí aplica ese principio de maravilla. Los extremistas en el sector dominante de Colombia llaman Farc a todo aquello que se les opone, de esa forma no hacen mas que fortalecerlo cientos de veces. Si esa alimentación que hacen los extremistas Intelectualistas dejara de estar allí, sencillamente pasaría como en los demás países de América y la guerrilla deja las armas.

Con eso digo que el padre de las Farc es el Imperio. Por donde camina el diablo (Agresor de conciencias) siempre brotan demonios de la tierra (Enfermos en integridad).

Desde allí pueden impartir órdenes que, aunque sean crímenes en Colombia, el gobierno venezolano considerará actos heroicos de una organización hermana, las Farc, porque con ella tiene plena comunión de ideas.

No hace falta decir mas, sencillamente esta claro el planteamiento de Gaviria: El Gobierno Venezolano es las Farc. Farc y Gobierno de Venezuela, son los mismo. Por ende hay que destruir a Venezuela.

La no acriminación de Márquez en Venezuela constituye una agresión a la nación colombiana toda.

La no acriminación de los medios de comunicación mafiosos en Colombia constituye una agresión contra el planeta todo.

Nadie ha dicho que Márquez no sea considerado un criminal en Venezuela, porque Márquez no ha sido capturado en Venezuela, además que Marques es un solo hombre, nada que ver con el enorme potencial que tienen los medios mafiosos en Colombia donde toda la información es controlada por un minúsculo grupo. A Marquea se le condena, pero contra los medios mafiosos nadie hace nada y esos Intelectualistas son un peligro para todo el globo terráqueo incluso contra la naturaleza, porque hasta para cuidar a la naturaleza hace falta conciencia y aquellos que viven de agredirla colaboran a la destrucción de la naturaleza.

Al gobierno colombiano lo rige una Constitución democraticoliberal.

No tiene prisma de ideas, no hay participación del pueblo, un país con mas de cuarenta millones de personas leen lo que les impone menos de 300 editores de unos 10 medios mafiosos el cual los tienen inmersos en una dictadura mediática. La democracia como ellos la llaman no es mas que unas elecciones cada cuatro años para votar por quien la prensa diga. Colombia es una regia y poderosa dictadura mediática, es en los medios de comunicación donde comienza la tragedia y la guerra en Colombia y es allí donde mas crímenes contra la conciencia se cometen, si la conciencia es débil la civilización cae y el organismo, o sea el país entero enferma de Cancer.

En Colombia no hay liberalismo de conciencia y movimientos que luchen contra el anti prisma y control ideológico por parte de los medios, por ende no es progresista y no es liberal, en Colombia tampoco hay democracia, tanto es así que en las pasadas elecciones de Colombia el 55% de las personas no votaron porque no creen que sus votos cambien el país para mejor o sencillamente creen que no vale la pena. No soy yo el que dice que no hay democracia o que no es confiable, es los datos, las estadísticas de sus propias elecciones lo que lo dicen.

La democracia liberal de la que habla Gaviria no es mas que la dictadura mediática por parte de los Intelectualistas o esclavizadores de la conciencia, es un país donde sus miembros son considerados poco mas que borregos por parte de su podrida dirigencia acostumbrada a cometer crímenes contra la conciencia y la integridad del alma de las personas con plena impunidad y con la mira complaciente de el Imperio el cual apoya ese tipo de control, el mismo que dio lugar al nacimiento de Hitler y la causa de la segunda guerra mundial. El Anti prisma es altamente peligroso para la civilizacion.

El expansionismo territorial y la injerencia de nuestro Gobierno en asuntos internos de otros países sería cosa impensable.

El gobierno de Colombia no es mas que un títere del imperio, allí la injerencia esta hecho por la red de medios de comunicaciones Intelectualista como lo son la S.I.P. y el Grupo de Diarios las Américas así como todo el club de Intelectualistas mediáticos, esos no saben de soberanía ni de patria, abarcan al mundo entero y reclaman el derecho que supuestamente tienen de hacer abierta injerencia con impunidad sobre los demás países creyéndose un poder por encima de los gobiernos.

anticapitalistas, antiimperialistas (es decir, antinorteamericanos)

Esta tratando de usar a los norte americanos como refugio a sus delitos ideológicos. No todos los norte americanos son capitalistas y la gran mayoría de los Norte Americanos ni siquiera saben que son un imperio Intelectualista.

Entendamos y aceptemos que todos los demócratas, colombianos o venezolanos, tenemos un mismo enemigo, con el cual no puede haber ningún arreglo: la Coordinadora Continental Bolivariana, de la cual son adherentes Chávez y las Farc.

Eso que dice allí es básicamente una declaración de guerra, publicada en el periódico El Tiempo.

Qué tal dejárnosla montar y tener que aceptar que a algún diplomático nuestro lo terminen llamando como Metternich, burletero, llamó a Aberdeen después de que le hizo morder el polvo: "querido bobalicón de la diplomacia".

Allí de nuevo el demente esta pidiendo guerra, no diplomacia. Hay que ver el peligro de lo que significan estos enfermos mentales extremistas para el continente entero, nadie que sea decente y consiente puede negar el peligro de lo que significan los medios Intelectualistas para la paz de la humanidad y para la preservación de la civilización.

Si no se hace nada para detener a estos enfermos téngalo por seguro que encontraran la manera de iniciar una guerra que pueda ocasionar la muerte de millones de personas. La guerra en Colombia es consecuencia de la falta de conciencia y prisma y comienza en los medios de comunicación Colombianos.

Haga click aquí para volver al índice.