El Tiempo - 26 de Julio del 2010

eltiempo.com / opinión / columnistas
Otros columnistas

La dignidad no se vende


Juan Manuel Santos no debe olvidar que jamás hubiera llegado a la Presidencia sin haber sido ministro de Defensa del gobierno Uribe y sin haber contado con su decisivo apoyo.

Si bien fue abrumador su triunfo, es claro que lo logró gracias al elocuente reconocimiento que la nación les rindió al presidente Uribe y a su política de Seguridad Democrática.

A pesar de tan cara deuda de gratitud, es necesario que demuestre tener talante de estadista, independencia y prudente distancia de su mentor. Pero para lograrlo, no debe apostatar de sus convicciones, comprometer su ideario de valores y, menos, mostrar titubeos, debilidades y dobleces frente a la hipocresía insuperable de Hugo Chávez, cómplice confeso de la banda narcoterrorista de las Farc.

Normalizar las relaciones con Venezuela es una necesidad vital y sentida, pero lograrlo empeñando la lealtad con la nación y sus fuerzas armadas, vendiendo la dignidad nacional y feriando el decoro sería repudiable. No vendamos el honor por un puñado de dólares, ni postremos la vergüenza nacional a quien a su antojo la ha irrespetado y mancillado.

No esperemos hermandad ni cooperación de quien pretende debilitarnos, someternos y vejarnos. No pequemos de ingenuos ante el juego vulgar, taimado y premeditado del golpista de Miraflores. No olvidemos sus irrespetos, injurias y calumnias al presidente Uribe y a la nación entera.

No ignoremos sus falsas prédicas;
no caigamos en el engañoso anzuelo de su locuacidad enferma; no ayudemos a oxigenar y perpetuar la desgracia del pueblo venezolano; no cejemos en exigir respeto y en condenar su contubernio con el narcoterrorismo.

Día a día, sin prisa y sin pausa, Venezuela avanza hacia una profunda crisis que indefectiblemente terminará minando su gobernabilidad.
Ya ni los incautos soñadores de la redención tardía del comunismo, ni los creyentes del fracasado modelo de la Economía Central Planificada se atreven a apostarle a la sostenibilidad de un modelo fincado en la prebenda para fletar turbas o en la represión para someterlas.

Chávez no ha construido nada, pero sí ha destruido mucho. Pauperizó a Venezuela y sigue jugando con su futuro.
Promovió la lucha de clases y fracturó su sociedad. Malogró la integración del Hemisferio y alineó el país en la liga internacional del terrorismo.

La historia será implacable con Chávez y lo condenará con severidad por el derroche de la riqueza venezolana. La posteridad lo caricaturizará como un fanfarrón abusivo, mesiánico y retardatario, que, anegado por la riqueza y ahogado en su ignorancia invencible, agudizó la pobreza y prolongó el subdesarrollo del país de Bolívar.

El deseo de Chávez de asistir a la posesión presidencial de quien él no ha cesado de llamar, mafioso, criminal y paramilitar evidencia su demagogia farisea, disparatada y desvergonzada.
Su sainete soez, procaz y altanero no merece instalar carpa en la Plaza de Bolívar, y menos en el recinto más preciado de nuestra siempre perfectible democracia.

No es tiempo para la duda. Es tiempo para la certeza y la firmeza. No vendamos el honor por unos dólares que se pagan con deliberada demora, ni por falsas ilusiones y esperanzas antes fallidas.

La dignidad no se vende.

Rafael Rodríguez-Jaraba
Comentarios
El periódico El Tiempo es una dictadura editorial, ellos deciden que es lo que quieren o no poner en el periódico, el nombre del columnista es lo de menos, si lo ponen es porque les gusta el mensaje o por lo menos porque lo autorizan.

Yo ya tenia un ejemplo de odio provocado a un usuario de los foros, pero no tenia un ejemplo de un Columnista de el periódico inyectando veneno de escorpión directamente, digo no tenia hasta hoy.

Eso que esta allí es el material del cual esta hecho las guerras, veneno puro, odio puro. Si eso se sigue inyectando al torrente sanguíneo de Colombia téngalo por seguro que habrá guerra porque eso es guerra pura pero ideológica.

Ahora mi pregunta:

¿Donde están los organismos de derechos humanos que dicen aborrecer las guerras?
¿Donde están los hipócritas que dicen defender la libertad de expresión cuando lo que defienden es odio extremista y semillas de guerra y destrucción de humanos?
¿Donde esta la tan cacareada Comisión Intelectualista de Derechos Humanos?
¿Donde están las cortes de las Naciones Unidas que castigan, supuestamente, delitos de lesa humanidad?

¿Están viendo que todo es mentira?

Allí esta el periódico, El Tiempo, llamando a la guerra, porque vamos a estar claros eso es un llamado a la guerra...

Vean, para eso es que la S.I.P. y el Grupo de Diarios las Américas piden impunidad total, es eso lo que defiende el Departamento de Estado de los Estados Unidos... Veneno puro, un llamado a la guerra que pudiera provocar miles de muertos, decenas de miles de muertos, incluso un millón de muertos...

Por eso, ustedes entenderán cuando digo que esos medios son criminales, son la semilla de la guerra son autores intelectuales de un genocidio, son Nazis, de hecho la guerra en Alemania se produjo precisamente por el regio control que tenia Hitler sobre medios de comunicación igualmente criminales. Estos medios empujan hacia una terrible desgracia, con la complicidad o la alcahuetería del resto del mundo. Primero construyeron la mentira, en base a patrañas y manipulaciones y luego llaman a matar por ella...

¿Ustedes de verdad creen que Venezuela tan siquiera pueda pensar seriamente en restablecer relaciones con Colombia en una circunstancia en que los medios de comunicación colombianos, los pocos que hay están en plan de guerra contra Venezuela?

Ese columnista no es responsable de lo que escribió allí, el responsable es El Tiempo de Bogotá y ese periódico es un verdadero peligro para la paz de Colombia, de la región y del mundo entero.

Eso es para que vea que no exagero, esa cosa que llaman El Tiempo esta lleno de dementes sedientos de sangre, podridos de odio y criminales intelectuales, son extremistas Intelectuales no miden las consecuencias de lo que hacen y usan a sus medios de comunicación como dictaduras mediáticas para satisfacer sus intereses, entre ellos el aprovechamiento monetario del escándalo, la indecencia y el crimen.

Para aquellos que aun creen que ese periódico no esta tratando de causar una desgracia y para aquellos que dudan del veneno de odio que inyecta ese periódico a la sociedad yo les digo que solo vean para convencerse.

Inyectan mas de ese veneno a digamos unos cuantos medios mas y que lo repitan cien veces y algún loco, victima de tanto odio inyectado sale a matar a Guardias Nacionales Venezolanos porque supuestamente son terroristas de las Farc... y provocan una guerra que se sale fuera de control causando un numero espantoso de muertos aunque dos muertos es demasiado y uno es mucho.

Este es sin duda el delito de lesa humanidad mediático mas notorio que he leído en este periódico en mucho tiempo.

Inyectando odio a los Colombianos, atormentando las almas y metiendo veneno incluso en noticias que nada tienen que ver con lo que publican no solo enferman a la población con su poderoso atropello a la conciencia Colombiana, sino que empujan a la nación a una guerra.

Yo siempre lo he dicho, y lo vuelvo a repetir: El Pastor oscuro lleva a sus borregos al matadero.

Haga click aquí para volver al índice.