El Tiempo - 18 de Abril del 2010
Médicos cubanos que trabajan en Venezuela huyen del régimen de Castro a través de Colombia


Por Maracaibo y Cúcuta están escapando los médicos enviados a Barrio Adentro, misión de salud del Gobierno chavista. Estos son testimonios de la huida que han protagonizado unas 2.000 personas.

Era sólo un letrero negro, pero él llevaba 16 horas con la vida en vilo, persiguiéndolo. Alcanzó a verlo cuando el sol comenzaba a perderse entre ese difuso pedazo de cielo bajo el cual, según la geografía, termina Paraguaipoa (Venezuela) y comienza territorio guajiro. Era 27 de enero. "Bienvenido a Colombia", leyó el médico cubano, y comenzó a sentirse "como un paciente después de convulsionar: ¡tan agotado que no sentía ni la planta de los pies!"

Respira con dificultad mientras recuerda. Parece volver el miedo del 25 de enero, cuando dejó el centro de salud de un pueblo venezolano, que se niega a nombrar para que nadie pueda identificar al desertor del régimen castrista que habla. Ni la anónima casa del sur de Bogotá donde atiende a un equipo periodístico de los medios de la Casa Editorial EL TIEMPO para este especial, le da tranquilidad. Otra médica cubana que llegó con él, ni siquiera habla.

Trabajo por petróleo

De las huidas azarosas han sabido ellos y otros 2.000, que según calculan han abandonado Barrio Adentro, la misión del Gobierno de Venezuela que el pasado viernes cumplió 7 años llevando servicios de salud a los lugares más pobres del país, y que es atendida por profesionales cubanos (40.000 según los desertores; 14.480, según el Gobierno chavista), como parte de un convenio entre los presidentes Raúl Castro y Hugo Chávez.

Es con el trabajo de médicos, enfermeras, terapistas y entrenadores físicos que se paga parte del petróleo al Gobierno chavista, dicen ellos. Y esa misión, como pasa con otras, se ha convertido desde abril del 2003, cuando llegaron a Barrio Adentro los primeros 53 cubanos, en la nueva ventana para escapar del régimen de la Isla, ahora por Colombia.

Aunque el médico que decide hablar y la médica que prefiere parecer muda lograron atravesar esa ventana, los sobresaltos para los dos no han terminado.

El primero para él fue en un terminal de buses de Maracaibo. Esperaba un carro que lo seguiría alejando del Estado Zulia, de donde salió, cuando se vio frente a otro cubano. "¡Quizás un agente de seguridad!", se dijo. "Hay 60.000 en Venezuela cuidando a Chávez y vigilando a los isleños".
-¿Qué hace aquí?, interrogó el otro.
-¿Quién es usted?, contrapreguntó el médico nervioso.
-También soy cubano y ¡quiero llegar a Colombia!
La confesión, que llegó como aire fresco, se dio por el susto que le adivinaron.

Once en el mismo camino

Los cubanos dicen reconocerse en cualquier parte, y entre desconfianzas y tanteos, ese 25 de enero se encontraron 7 médicos en el terminal de Maracaibo. Todos huían. "Nos fuimos atrayendo y juntando. Llegamos a ser 11 con otros 5 que nos encontramos en distintos puntos de la travesía". Cinco eran mujeres. A veces iban en bus, a veces en taxi.

Lo que más asustaba era un encuentro repentino con 'El jurídico', un agente de seguridad del Estado cubano, con grado de militar. "Él teje una red de informantes dentro de los mismos médicos. Por eso no se habla con nadie de la idea de escapar, ¡ni con la familia! Si lo dices en una llamada, estás interceptado, si lo dices en un correo electrónico, estás infiltrado".

En Venezuela, a donde el médico de esta historia llegó el 17 de octubre del 2009, los reciben con un reglamento que a él le causó "terror". "¡No podíamos salir de las casas después de las 6 de la tarde!". Eso impulsaba el deseo de escapar.

"Sabíamos que por Cúcuta iba a ser difícil porque había mucha Policía política cubana, incluso vestida como soldados de las Fuerzas Bolivarianas. Nos dijeron que por Maracaibo era más fácil, para llegar por ahí a La Guajira". En La Raya, ya en la frontera, llegó el peor de los sobresaltos: el encuentro y el pulso con la guardia venezolana.

El pase, por 10 millones

¡Serán deportados directo a La Habana!, les dijeron tras recogerles los pasaportes cubanos. "El miedo fue inmenso".

Los que no logran sobornar a la guardia son embarcados de inmediato en Cubana de Aviación hacia la Isla, donde los ponen presos o les quitan la licencia médica.

"Como sabíamos de la corrupción y de las necesidades de la guardia, no habíamos tomado ni un jugo para ahorrar la plata. Para mí era fácil porque era una travesía de16 horas, pero los otros tenían dos y tres días viajando. Venían de Carabobo, Valencia, Maracay, San Juan de los Morros y Guárico".

Llevaban 40 minutos encerrados en una habitación con puertas de hierro, en la misma frontera, cuando les enviaron al primer emisario. "Se paró delante y nos llamó desertores, apátridas".

Media hora después apareció una mujer que apartó a dos médicos para hablar con ellos. De regreso traían una esperanza: la guardia quería plata, aunque era demasiada: 10 millones de bolívares.

"Reuniendo todo no llegábamos ahí, pero varios tenían dólares que les habían enviado de Estados Unidos y nos acercamos bastante a los 10 millones".

Así, docenas han alcanzado, por Maracaibo o Cúcuta el "Bienvenido a Colombia", que para los médicos es la vida después de largos viajes clandestinos.

La mayoría busca la visa a Estados Unidos, mediante el Cuban Medical Professional Parole (CMPP), programa creado en el 2006 por el Departamento de Estado para los médicos cubanos enviados a terceros países.

Ni en esa embajada ni en la Cancillería colombiana hay datos discriminados sobre el número de cubanos que hay entre los extranjeros que pasan por Colombia antes de ir a E.U. Pero es un hecho que van en aumento, y que Colombia se ha convertido en la nueva ruta de escape de los que el Gobierno cubano llama "traidores", y ellos a sí mismos, sólo "hombres en busca de libertad".

MARISOL GÓMEZ GIRALDO
EDITORA REDACCIÓN EL TIEMPO
margir@eltiempo.com.co
Comentario.
Allí se evidencia como están jugando con las emociones del lector. Hay que comenzar por hacer hincapié en los números, en ningún caso tienen sentido. Se habla de 2000 pero eso es un numero enteramente imaginario, parece ser mas una meta a conseguir. Después hablan de que hay 40,000 cubanos, y en otra se habla de 60,000 cubanos, pero el gobierno dice que hay es menos de 15,000... Aquí hay un fuerte divorcio entre las cifras y la realidad comprobable.

Otra cosa que pude notar es el drama manipulativo que tiene la noticia, como eso de puertas metálicas, de gente muy asustada, haciendo que todo parezca como en los viejos cuentos de un escape de la Alemania este, un acto heroico, cuando en verdad esos cubanos lo único que buscan es mejores condiciones laborales y un puente a estados unidos y esta demás decir que a cambio de ese puente a estados unidos estarán dispuestos a decir cualquier cosa o a dejarse manipular. Hay una fuerte tendencia de el periódico a poner a Colombia como la tierra de libertades para los médicos, cuando lo que quieren es esclavizar a los médicos cubanos para que ocupen lugares que ocupan médicos colombianos porque son mas baratos.

Es posible y eso hay que seguirlo de cerca que eventualmente Colombia comience a dar "Visas de asilo político" a cubanos llenos de pánico y engañados para caer en la boca del lobo o que Estados Unidos en su campaña por buscar médicos para su sistema de salud comience a buscar una manera de proveerse de médicos comunitarios pero para eso tendría que contar con el asilo político en Colombia. La cuestión es que para que eso pase se tendría que deteriorar aun mas la situación diplomática entre Venezuela y Colombia.
Línea común.
Hay una cosa que debo recordar en todas las líneas de artillería contra los médicos cubanos y lo colocare en todas las noticias sobre los mismos.

Cuba es una isla, es pequeña y con una débil economía basada en una agricultura de isla, pesa y turismo. Es una isla pobre que ha sido azotada varias veces con huracanes. Esa isla pobre aun siendo pobre hizo todo lo que pudo para capacitar a sus ciudadanos como médicos, pagando la isla el costo de hacer medico a esa persona. La cosa es que aun cuando la isla nutra la educación y mentes de sus ciudadanos y los hagan médicos, la cosa es que no hay trabajos, no los hay porque es una isla pequeña así que tiene una enorme cantidad de trabajadores profesionales pero sin trabajo.

En el mundo comercial de hoy, una persona cualquiera que sea un profesional graduado puede optar por un cargo menor al que se merece por titulo universitario para obtener trabajo, en tal sentido y como todos saben hay muchos profesionales ocupando profesiones de secretaria, secretario, mesoneros, vendedores de comida ambulante, etc y eso se ve mucho mas en países como Estados Unidos donde hay una enorme cantidad de profesionales graduados en trabajos cotidianos sobre todo los indocumentados que pasan muchas veces de ser profesionales graduados en una universidad a ser un servicio domestico de limpieza, eso pasa miles, quizás un millón de veces en ese país donde gran parte de sus empleados son inmigrantes sub pagados.

Ahora la pregunta seria: ¿Porque si esta bien que Estados Unidos tenga mas de un millón de profesionales sub pagados y esta malo eso en Venezuela? Cuba cumplió con su compromiso de mostrar la luz del conocimiento a sus ciudadanos pero es que no hay trabajo. En tal sentido Venezuela los recibió como empleados siendo que no les dio todo lo que quisieran pero les dio trabajo, le dio trabajo a una isla que tiene demasiados profesionales y no hay donde trabajar. Venezuela hizo igual que hace cualquier empresa Norte América que contrata profesionales para hacer trabajos cotidianos. Es una oportunidad que se le dio a los cubanos de tener empleo y eso es básicamente el trasfondo de lo que sucede con los médicos cubanos.
¿Colombia es tierra de libertad para los médicos cubanos?
Los médicos piden aumento de sueldo en medio de la crisis de la salud

La Asociación Nacional de Profesionales de la Salud aseguró que su trabajo debe darse en condiciones dignas y que incluyan una remuneración justa.

Según un comunicado de la Asociación, debe existir una regulación de la cantidad de profesionales y su distribución geográfica en función de las necesidades de salud del país.

Tras la caída de la Emergencia Social, se abre el debate para una reforma estructural a la salud

Estas son respuestas a algunas inquietudes relacionadas con la sostenibilidad del sistema, los servicios de salud y lo que viene ahora.

Sin haber comprendido del todo los alcances de los decretos de la Emergencia Social, los colombianos deben ahora asimilar el contenido del fallo de la Corte Constitucional, que declaró inexequible este estado de excepción.

¿Cómo estaba la salud antes de la Emergencia?

Llena de deudas: se les debía a los hospitales 2,5 billones de pesos, otro billón de pesos a las EPS y 1,4 billones a los municipios y departamentos (que, a su vez, les debían otros 700 mil millones de pesos a los hospitales públicos). También se había disparado el pago de servicios no POS por parte del sistema.

¿Qué se buscaba con la Emergencia Social?

Conseguir más recursos para el sector y limitar el gasto, racionalizando los costos. Lo primero se hizo con impuestos a las cervezas y licores, a los juegos de azar y al cigarrillo; además se centralizaron los recursos del régimen subsidiado y se adoptaron medidas anticorrupción para controlar el uso indebido de los dineros de la salud. Para lo segundo se intentó limitar el tamaño del plan de salud o POS, la prescripción médica (sancionando a los profesionales que formularan por fuera de unos estándares que serían definidos) y se creó un sistema nuevo para pagar los servicios por fuera del POS. Los decretos propusieron que los afiliados costearan esos servicios.

¿Que tumbó la Corte?

El decreto 4975, del 23 de diciembre pasado, que declaró la Emergencia. Las medidas tomadas al amparo de este estado de excepción cayeron también. Sin embargo, el alto tribunal dejó transitoriamente vigentes algunas medidas económicas (ver: ¿Qué decidió la Corte?).

¿Es cierto que por cuenta de los decretos se negaron servicios costosos?

Aunque el Gobierno insistió en que no debían negarse, organizaciones de pacientes aseguraron que algunas EPS, amparadas en las medidas, dilataban o evadían la autorización de servicios de alto costo. Hubo médicos que se abstuvieron de recetar procedimientos o medicamentos no POS, para evitar sanciones.

¿Qué pasará ahora con los servicios de salud?

Los médicos y las EPS deben formularle al paciente lo que necesite para recuperarse, incluso si está por fuera del POS. Eso no quiere decir, vale aclararlo, que haya carta blanca para autorizar servicios suntuarios, estéticos o procedimientos y medicamentos que estén en experimentación.

La unificación del POS, para que toda la gente tenga los mismos servicios, ¿se cae?

No se cae. Con Emergencia o sin ella es obligación del Estado unificar los planes de beneficios, tal y como lo había ordenado la Corte.

Barranquilla tiene un proceso de unificación de POS. ¿Se interrrumpe con la caída de la Emergencia?

No. Sigue. De hecho, este proceso no tenía nada que ver con la Emergencia.

Los problemas de la salud siguen. ¿Qué va a pasar?

Los recursos que la Corte mantuvo en su fallo no alcanzan para cubrir las deudas y garantizar la sostenibilidad del sistema. La corrección estructural de los problemas, con miras a evitar el colapso, tendría que hacerse vía Congreso, por iniciativa del Gobierno, de los legisladores o de la ciudadanía.

Lo que decidió la Corte Constitucional

La Corte Constitucional llegó a la conclusión de que, aunque la situación del sistema de salud es grave, no había una situación extraordinaria para que el Gobierno recurriera a la figura del Estado de Emergencia en diciembre pasado.

Por ello, los nueve magistrados coincidieron en declarar inconstitucional 14 de los 17 decretos de la Emergencia, entre ellos los polémicos que imponían sanciones a médicos por recetar medicamentos no incluidos en el POS y el que contemplaba que los afiliados pudieran hacer uso de su patrimonio y sus cesantías para el pago de tales servicios.

Sin embargo, ante la situación grave, y para evitar el colapso del sistema, la Corte decidió que tres de los decretos debían mantenerse de forma transitoria hasta el 16 de diciembre. Primero, el que ordena a departamentos y municipios girar recursos directamente a clínicas y hospitales; segundo, mantener el incremento del IVA a cerveza, licores y cigarrillos, y tercero, seguir cobrando el IVA a casinos y juegos de azar, como chance y rifas.

La Corte le pidió al Gobierno que haga una reforma integral del sistema para sacarlo de la crisis. Este debe hacerse a través de un proyecto presentado al Congreso. La reforma, según los magistrados, debe unificar los planes de salud de los más pobres (régimen subsidiado) y de los trabajadores que aportan (régimen contributivo).

La idea es que todos reciban los mismos beneficios.

Gobierno tiene listos proyectos

En rueda de prensa, los ministros de la Protección Social, Diego Palacio, y de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, anunciaron que entre mañana y el martes serán presentados al Congreso de la República, con mensaje de urgencia, los proyectos de ley para compensar la caída de la Emergencia Social.

Aunque todavía no está claro su contenido, se supo que se buscaría la ratificación del decreto 127 del 21 de enero del 2010 (expedido bajo la Emergencia), que la Corte mantuvo vigente hasta el 16 de diciembre de este año.

Durante el fin de semana se han estado estudiando otras propuestas que, como la anterior, tendrán mensaje de urgencia al Legislativo.

Entre ellas estarían el mantenimiento de la centralización de los recursos del régimen subsidiado (para que estos sean girados directamente a los hospitales, sin intermediación de los departamentos), y algunas medidas anticorrupción.

REDACCIÓN SALUD
El plan.
El plan es venderle al medico cubano, que es un profesional de la salud que esta dispuesto a cobrar menor que un medico colombiano de que Colombia es la tierra de la libertad para que se vayan a Colombia y dejen a Venezuela. En otras palabras, robarse a los médicos cubanos que están en Venezuela y llevárselos engañados a Colombia gracias a una campaña mediática para tal fin. Eso explicaría porque tanto interés de el medio de comunicación hacia los médicos cubanos.

Los cubanos en Venezuela deben saber que Colombia esta al borde de un colapso en el sistema de salud y que no es mas que una patraña mas para tratar de usar médicos cubanos robados para quitarle empleo a los médicos Colombianos. Simple, sencillo y claro.

Haga click aquí para volver al índice.