El Tiempo - 07 de Julio del 2010

eltiempo.com / colombia / política

¿Para qué soluciones cosméticas?, se preguntó Uribe sobre presencia de Chávez en posesión de Santos


El mandatario dijo que "no debería regresarse a las diplomacias hipócritas", y reiteró que sabe dónde se encuentra el cabecilla guerrillero 'Iván Márquez'. "Está escondido en el extranjero", afirmó.

El presidente Álvaro Uribe manifestó esta mañana su postura frente a la posible presencia de su colega venezolano, Hugo Chávez, en la posesión del mandatario electo, Juan Manuel Santos.

Durante una entrevista con la emisora La Cariñosa de RCN, Uribe aseguró que "este tema no es de cosmética, ni de relaciones de apariencia; es de fondo".

"Se necesita compromiso para que en ninguna parte se pueda ubicar el terrorismo. ¿Para qué soluciones de cosmética?", se preguntó el mandatario.

Momentos antes, preguntado sobre declaraciones suyas del martes, el Presidente había reiterado que "nosotros ya sabemos dónde está; lo tenemos ubicadito". "Está escondido en el extranjero", sentenció.

Uribe reconoció que "puede ser" que las relaciones entre Bogotá y Caracas mejoren, pero hizo énfasis en que "el tema es de fondo".

Es "muy difícil que unos terroristas estén escondidos afuera y desde allá estén enviando bandidos. Se necesita una solución de fondo, no de apariencia", añadió.

Según el Presidente, no se puede permitir que "por salvar unos cánones de la diplomacia, de la apariencia", al país lo "vuelva a tomar el terrorismo".

"La diplomacia colombiana no debería regresarse a las diplomacias hipócritas", afirmó Uribe.

Y puntualizó: "El tema fundamental de la diplomacia es que los otros países se comprometan a no permitir en su territorio terroristas colombianos".

Respecto a Ecuador Uribe dijo que ve a su Gobierno con "muy buena disposición para colaborar en la derrota del terrorismo".

"Eso es lo que necesitamos que ocurra en todos los países", aseguró.

REDACCIÓN POLÍTICA
Comentarios
El tema acá es Chávez, como lo dice el articulo y esta basado en un falso supuesto de que Chávez iría a Colombia, cosa que nunca ha sido confirmada y que es altamente improbable debido a las enormes consideraciones de seguridad.

Dice que es Chávez en el titulo y en la siguiente linea:

su postura frente a la posible presencia de su colega venezolano, Hugo Chávez, en la posesión del mandatario electo, Juan Manuel Santos

Por lo tanto:

Se necesita compromiso de Hugo Chávez para que en Venezuela no se pueda ubicar el terrorismo.

Veamos:

Este tema no es de cosmética, ni de relaciones de apariencia; es de fondo. El tema fundamental de la diplomacia es que Hugo Chávez no se compromete a no permitir en su territorio terroristas colombianos.

Si el tema es Chávez, no entiendo porque sencillamente no dice directamente el nombre del sujeto y de que le acusa. No lo hace porque esta siendo hipócrita, lo cual va en contravía con sus propias palabras cuando dice:

"La diplomacia colombiana no debería regresarse a las diplomacias hipócritas", afirmó Uribe.

¿Si es así entonces porque Uribe sencillamente no señala a Chávez con nombre y apellido? No hacerlo es ser hipócrita, sobre todo cuando es tan evidente lo que dijo.

De esa forma el propio Uribe descalifica sus propias declaraciones, al pedir que no exista hipocresía mientras el mismo la practica, dándole un valor nulo a su declaracion.

Luego esta lo de la supuesta presencia de Iván Marques en Venezuela que no pasa de ser solo un supuesto. Ni siquiera me voy a referir a eso porque no tiene valor científico alguno.

Cosas que no son cosmeticas.

Colombia es un país que ha sufrido mucho del odio propiciado por muy pocos. Es un país donde hay muy poco debate y casi todo el criterio de las personas se pierde. El rompimiento de relaciones fue propiciada por muy pocos, pero las victimas han sido millones. Han cerrado fabricas, ha crecido el desempleo y el hambre a nivel de toda Colombia. El querer ocultar eso con un supuesto de que Iván esta en Venezuela es como querer que Colombia siga hundida en la miseria solo porque hay un guerrillero en Venezuela que dicho sea de paso no se atreve a denunciar directamente.

El resultado es que por la supuesta presencia de un guerrillero en Venezuela, el maquillaje, Uribe pretenda que el rompimiento de relaciones siga generando hambre, miseria y crimen en Colombia, lo cual no es cosmético es real, directo, tangible y una realidad científica comprobada. En cambio la supuesta presencia de Ivan en Venezuela o la supuesta no colaboración de Venezuela contra el terrorismo es tan cosmético que Uribe no se atreve a denunciarlo con nombre y apellido.

Las Farc en si mismo es algo cosmético ante un problema que es mucho peor. De hecho para solventar el problema de Colombia es necesario que las Farc existan y voy a explicar porque.

Veamos el siguiente caso:
eltiempo.com / opinión / editoriales

Medellín, sitiada

Lo sucedido este pasado puente festivo en Medellín retrata los notables avances y los peligrosos retrocesos que la capital antioqueña ha experimentado en los últimos años. El fin de semana empezó violentamente con una masacre de ocho personas en una discoteca de Envigado, municipio del área metropolitana del valle de Aburrá, por venganzas entre las bandas criminales. Luego vendría el cierre del V Congreso Iberoamericano de Cultura, dedicado a las músicas, una muestra más de cómo esta urbe se ha convertido en sede de eventos internacionales.

En la mañana del domingo, un joven líder cultural, participante en ese encuentro y gestor artístico de la Comuna 13, fue acribillado por un sicario, al parecer por equivocación. Y mañana se da inicio a la vigésima edición del Festival Internacional de Poesía, al que asistirán 100 bardos de 58 países. En años recientes, los logros urbanísticos de la metrópoli antioqueña han sido contrarrestados, lamentablemente, por un imparable crecimiento de los índices de violencia. La irrupción de la guerra sin cuartel es inocultable: según Medicina Legal, de 788 homicidios cometidos en el 2007, la ciudad pasó a registrar 1.066 en el 2008. El año pasado, la estadística se duplicó a 2.186 y la tasa subió a 94,35 asesinatos por cada 100.000 habitantes, más de cuatro veces la de Bogotá. Solo en el primer semestre del año, el saldo en rojo va en 1.040 muertes violentas y contando. Aunque los guarismos están aún lejos de la tasa de 381 homicidios de 1991, en plena actividad de Pablo Escobar, el ritmo de la tendencia preocupa. El compás de espera hasta julio que pidió la Alcaldía en enero para frenar la oleada criminal ya se agotó sin los resultados esperados.

Hoy, Medellín está de nuevo asediada por la lucha armada entre las bandas delictivas, esta vez entre los herederos de 'don Berna': 'Sebastián' y 'Valenciano'. La ciudad está sitiada por una sangrienta batalla territorial entre grupos de jóvenes sicarios, provenientes de las comunas populares. Existen fronteras 'invisibles' en estos barrios, y las matanzas en lugares públicos para enviar mensajes han regresado. La contienda responde al control de la venta al detal de drogas en las plazas y en las más de 750 'ollas' distribuidas por todo el perímetro urbano. Asimismo, el vacío de poder que dejó 'don Berna' es cubierto por otros lucrativos negocios ilegales, como extorsión de comerciantes, juegos de azar y prostitución, entre otros. Por último, los tentáculos de estas estructuras infiltran y amedrentan a las autoridades y a la Justicia.

La capital antioqueña se arriesga a transitar un oscuro camino de retorno a los altísimos índices de homicidios de finales de los años 90, que parecían superados. Permanentes ciclos de violencia desbordada, seguidos de frágiles treguas, han marcado ya a dos generaciones de medellinenses. La línea de sangre se puede reconstruir en la sucesión de los protagonistas y sobrevivientes: de los sicarios de Escobar a los milicianos de las comunas, a los matones de 'la Terraza', a los narcoparamilitares de 'don Berna' y a los actuales miembros de las bandas criminales emergentes. Todo esto en medio de fallidos intentos de procesos de paz, momentáneamente exitosos, pero, a la larga, generadores de nuevos ciclos.

Si bien en una notable menor intensidad que hace dos décadas, la violencia en Medellín es el mayor desafío de la seguridad democrática en las ciudades, que recibe la entrante administración Santos. Y, hasta ahora, las medidas de los gobiernos nacional y local han sido insuficientes y necesitan reforzarse. Al importante aumento del pie de fuerza policial y la creación de jueces nacionales hay que añadir estrategias de contrainteligencia, que no solo permitan capturar a los jefes, sino también conocer la extensión de su poder fáctico sobre la ciudad.

El crimen, cuando esta disperso es algo que sencillamente es casi imposible de atrapar. Es como tratar de tumbar a la neblina con un garrote. Sencillamente no se puede atacar con golpes porque esta demasiado disperso y se regenera. Para enfrentar a un fenómeno así uno de los pasos es tratar de consolidar un liderazgo con el cual se pueda negociar un cese al fuego o cualquier negociación. Si eliminan a las Farc, en caso de que pudieran, sencillamente se vuelve un fenómeno invencible porque se convierte en algo igual que lo que esta pasando ahora en Medellín, una plaga sin cabeza que no negocia, no entiende ni se puede comunicar. Al menos con las Farc se puede acordar un cese a las hostilidades, pero con una plaga no. El crimen existe porque es producto de la miseria, el hambre y la desolación, o sea la falta de conciencia, es como una enfermedad, un virus, un cancer.

Ahora verán porque digo que lo que dice Uribe es netamente cosmético. El habla de acusar a Venezuela de no colaborar contra el terrorismo porque supuestamente un guerrillero jefe esta en Venezuela, y mientras tanto Colombia sufre mas hambre y mas miseria por un rompimiento de relaciones con Venezuela que genera...

Aquí estamos en presencia de una de las plagas Bíblicas, la plaga de Langosta pero entendida desde su punto de vista simbólico y social. Es un movimiento de seres sin conciencia que consumen todo lo que encuentran a su paso. Eso es mucho peor que las Farc, sencillamente no hay ejercito que lo detenga ni garrote que lo derribe, no se puede negociar con esa cosa.

La plaga de langostas simboliza el fin de la civilización como tal. Es cuando se llega al limite de la inconsciencia, es anarquía y destrucción. No hay ejercito que lo detenga, ni dinero que lo controle, no tiene liderazgo es sencillamente una masa que ha perdido los valores humanos y la conciencia social. La única forma de controlar eso es creando las condiciones para crearle un liderazgo común y desde allí ir concientizando a la sociedad.

Uribe, por una supuesta acusación donde no se atreve a decir las cosas directamente y bajo el cobijo de la hipocresía apunta la atención a Iván Marques como escusa para que el rompimiento de relaciones con Venezuela persista, aumente el hambre, aumente la desesperación, aumente el crimen y por ende la plaga de langosta que sufre Colombia que es mucho peor que las Farc. Eso señores, si es una hipocresía cosmética que raya ya en la irresponsabilidad criminal.

Haga click aquí para volver al índice.